Angkor Wat

1 / 6

Foto:

1 / 6

Templo del bayón

Se considera un reflejo del palacio celeste del dios Indra. Los rostros de Avalokiteshvara mirando a los puntos cardinales transmiten una paz contagiosa.

Foto: Danny Iacob / Age Fotostock

2 / 6

Flores de loto perfiladas

El gran templo de Angkor Wat figura incluso en la bandera de Camboya.

Foto: Fototeca 9x12

3 / 6

Domar el agua

Angkor Wat es un eje cósmico que evoca al monte Meru y está rodeado por un gran foso de agua (190 metros de ancho y 3,6 kilómetros de perímetro). Pero esa obra hidráulica y la red de canales garantizaba asimismo las cosechas de arroz e impedía los movimientos del suelo debidos al contraste entre la estación seca y la húmeda, que socavaban los cimientos de los templos y provocaban hundimientos y colapsos en las estructuras. 

Foto: Gtres

4 / 6

Templos de Angkor, Camboya. Lara Croft

Los vestigios del Imperio jemer, cuya época de esplendor se extiende entre los siglos IX y XV, sobreviven escondidos tras la vegetación de la selva camboyana, cerca de la ciudad de Siam Reap. La película basada en un videojuego narra las aventuras de Lara Croft, quien se enfrenta a misterios antiguos explorando ruinas en busca de tesoros perdidos. 

Foto: Gtres

5 / 6

Templos de Angkor, Camboya. Lara Croft

Los templos de Angkor muestran como, con el implacable paso del tiempo, la naturaleza termina por imponerse sobre el hombre. Así se han creado imágenes irrepetibles, donde la vegetación es la dueña de las ruinas, algo que resultó la mejor inspiración para recrear el mundo de Lara Croft.

6 / 6

Angkor, Camboya

Angkor es el asentamiento mejor conservado del antiguo Imperio jemer, que dominó el Sudeste Asiático entre los siglos IX y XV. En esa época es cuando comienzan a construirse los principales templos del complejo, consagrado a los diferentes dioses de la religión hindú. El primero de ellos fue Preah Ko, seguido de Bakong, el más representativo que marcaría la arquitectura de la época. Angkor Wat, el principal foco turístico de Camboya que fue introducido como imagen de su bandera, no se llega a levantar hasta el siglo XII por el rey Suryavarman II. La principal peculiaridad de los diferentes reyes del Imperio jemer es que cada uno de ellos construyó su propio templo. Esta es la razón por la que Angkor es uno de los complejos religiosos más grandes del mundo, hoy Patrimonio de la Humanidad.

Aunque en sus inicios la mayoría de las edificaciones estaban consagradas a los dios hindúes, con la llegada al poder de Jayavarman VII Angkor se convirtió al budismo y cambió su capital a Angkor Thom. Fue en esta época cuando el imperio alcanzó su máximo esplendor, extendiéndose hacia Tailandia, Laos, Birmania, Malasia y Vietnam. Su decadencia ha suscitado numerosas teorías. Algunas de ellas aluden a la peste o a la hambruna como motivo de su abandono; otros historiadores consideran que fue a raíz de la conquista de los siameses, una tribu que huía de las invasiones de los mongoles. Estos se asentaron en Angkor adaptándose a la cultura jemer hasta que su poder se hizo tan fuerte que en el siglo XV su último rey, Dharmara Jadhiraja, se vio obligado a huir del reino. Angkor nunca llegó a estar abandonado, algunos monjes budistas se quedaron en sus templos. Con el paso de los años, este lugar acabó absorbido por la naturaleza hasta que fue redescubierto por los franceses.