Cataluña

1 / 267
iStock-1156431027

Foto: iStock

1 / 267

De verde y blanco en el Garraf

La playa del Garraf no es precisamente grande o famosa. Se exhibe, más bien discreta, para los viajeros que, desde las ventanas de los vagones de trenes y cercanías, miran hacia el mar, tal vez deseando chapotear en él en cuanto el tiempo -físico y atmosférico- se lo permita. A pesar de no ser muy frecuentada, la playa del Garraf cuenta con una imagen entrañable y carismática que atrae profundamente a quienes la descubren y la convierten en un de las más carismáticas de las playas de Cataluña. Y la culpa de ello la tienen las llamadas 'Casetes del Garraf'. Se trata de un conjunto de casetas de playa que, con sus colores verdes y blancos, son el elemento más icónico. Estas cabañas de madera, ahora remodeladas, son antiguas barracas que los pescadores de la zona usaban para guardar sus utensilios.

Escala Dei. Escalera hacia el cielo

Foto: iStock

2 / 267

Escalera hacia el cielo

Dijo el poeta Friedrich Hölderlin que lo que dura lo fundan los poetas, y viendo el paisaje de viñas del Priorat se podría pensar que los viticultores de la zona tienen más de poetas que de agricultores. Y es que como dijo a National Geographic Jordi Vidal, de la bodega Conreria d’Scala Dei: “a estas tierras les tienes que coger cariño”. Las viñas de laderas son muy complicadas de trabajar, por lo que las rentabilidades y la producción son muy reducidas. Esta zona es para auténticos entusiastas, que poco a poco están logrando reconstruir el paisaje en mosaico del Priorat, aquello que hubo en el pasado. Algo parecido a los tiempos de la Cartuja de Escaladei (siglo XII), la primera de la Península Ibérica. La cartuja fue uno de los embriones vinícolas de un territorio que, a pesar de sus reducidas dimensiones, apenas 3.800 hectáreas en total, tiene dos denominaciones, la DOQ Priorat y la DO MontsantVale la pena conocer el paisaje del Priorat, pararse en sus pueblos, en Gratallops, en la Vilella Alta, en Siurana, el último bastión árabe de la zona, que parece tallado directamente en la roca del promontorio desde el que se eleva. Para recorrer esta zona hay que reducir la marcha: primero porque sus carreteras son estrechas y serpenteantes y segundo, porque la belleza no se lleva bien con la velocidad.

4898500436 957d0e798a b. Vuelta a los orígenes

Foto: Reus Promoció

3 / 267

Vuelta a los orígenes

Reus y Riudoms siguen a la greña por atribuirse el mérito de ser la ciudad natal de Gaudí. Pero al final, nacer es sólo un accidente y lo importante es lo que se hace con la vida.  Como lo genial suele expresarse de forma sencilla, el mismo Gaudí dió con la solución: “la originalidad consiste en volver al origen” y Reus fue su origen como arquitecto. Fue en la casa familiar de la calle de Sant Vicenç donde aquel niño solía curiosear en el taller de su padre, de oficio calderero, para ver cómo moldeaba el espacio a base de golpear el material candente. Paradojas de la vida, Gaudí no firmó ningún proyecto en Reus. Estuvo a punto de remodelar el Santuario de Misericordia, pero aunque se aprobó el proyecto, finalmente, no se construyó. De todo ello da buena cuenta el Gaudí Centre, en la popular Plaza del Mercadal. Pero como el Modernismo es mucho más que Gaudí, la ciudad tiene otras joyas, como las firmadas por Domènech i Montaner. Sin ir más lejos, en la misma plaza está la Casa Navàs. Más lejos está el Instituto Pere Mata, una maravilla en la que ya se aprecian las líneas por las que Domènech i Montaner optaría posteriormente en el Hospital de Sant Pau de Barcelona.

Vistas desde la catedral

Foto: iStock

4 / 267

Fetichismo arqueológico en Tarragona

La capital de la Costa Daurada es algo así como un parque de atracciones para los arqueólogos. Fue por ello que la Unesco la declaró patrimonio mundial. Al acceder por el Portal del Roser se descubre que la ciudad que el emperador Augusto convirtió en mito pervive en simbiosis con la actual. Y a cada poco que se hacen obras, aparecen más vestigios. Nunca se sabe qué se puede encontrar al entrar en los edificios del centro histórico, como ocurre con el restaurante Degvsta. Su comedor con elementos de la Edad Media es perfecto para un encuentro con la cocina tarragonina. Para hacerse una idea de la magnífica extensión que alcanzó el Gran Foro Provincial hay que pasear frente a la Catedral de Santa Tecla, todo un símbolo de Tarragona. Además, desde el campanario hay una de las mejores vistas panorámicas del territorio. Desde arriba, se podrá entender como su privilegiada ubicación llevó al primer campamento romano a convertirse en  una de las ciudades más importantes del Imperio Romano.

Museo del vermut

Foto: El Museo del Vermut

5 / 267

Reus, París y Londres

En el siglo XVIII, Reus se codeaba con París y Londres; al menos en lo que respecta a la cotización del aguardiente. Jugar en la primera liga del alcohol hizo que la ciudad se convirtiera en la puerta de entrada del vermut en España. No fue hasta 1892 que Joan Gili registró la primera marca de vermut de Reus. Entre finales del XIX y principios del XX, surgieron más de una treintena de fabricantes que elaboraban medio centenar de marcas de prestigio que situaron en el mapa internacional del vermut a la ciudad. Un lugar donde hacer una inmersión total en este especialísimo licor es el Museo del Vermut, donde Joan Tàpias exhibe su colección de 1.300 botellas y centenares de carteles, etiquetas y objetos diferentes de marqueting que decoran las salas de un edifico modernista rehabilitado al detalle para abrir las antiguas bodegas del Vermut Rofes al público.

 
iStock-1154551054. La Garrotxa

Foto: iStock

6 / 267

PARQUE NATURAL DE LA ZONA VOLCÁNICA DE LA GARROTXA, GIRONA: VOLCANES MÁGICOS

Compuesto por más de cuarenta conos volcánicos y una veintena de coladas de lava, este parque cuenta con un gran valor natural. Está situado en la comarca de la Garrotxa, en Girona, y ofrece 28 itinerarios pedestres con diferente longitud y dificultad que permiten recorrer las inmediaciones de los volcanes y disfrutar de su variada vegetación. Dentro del parque también se puede visitar la ermita dentro del volcán de Santa Margarita y el espacio museístico del volcán de Coscat. 

Foto: iStock

7 / 267

Priorat

Pocos paisajes del vino en los que la voluntad haya vencido tantos problemas como este rincón del interior de la Costa Daurada. Se podría decir que con los monjes que llegaron de Provenza para fundar la Cartuja de Escaladei llegó el vino a esta región de orografía escarpada. Precisamente, el secreto de esta denominación de origen está en sus viñas en pendientes que parecen querer tocar el cielo y que hacen madurar la uva en un clima extremo. Son vinos tan personales que muchos enólogos pueden llegar a diferenciar de que viña exacta es cada uno de los caldos. Por toda esta cultura, su entorno natural, los bellos pueblos, los hoteles con encanto y el lujo gastronómico, es una de las eternas candidatas catalanas a Patrimonio de la Humanidad.

José Alejandro Adamuz, editor colaborador digital de Viajes National Geographic.

Foto: iStock

8 / 267

Baix Empordà

La comarca del Baix Empordà es un mosaico de pueblos medievales, calas intactas, playas y arenales de dunas, masías reconvertidas en pequeños hoteles y restaurantes, de interior o con vistas al mar. De todo su territorio, lo que el escritor Josep Pla llamaba l’Empordanet es la joya guardada en el cofre. Un triángulo imaginario que tendría en un vértice su pueblo natal, Palafrugell, y en los otros la Vall d’Aro y las Gavarres, con dos archipiélagos fijos en el mar, las islas Formigues al sur frente al cabo de Cap Roig, y las Medes al norte. El literario l'Empordanet hay que descubrirlo a ritmo lento, por carreteras secundarias que se encuentran con pueblos medievales que emergen entre campos de girasoles, trigo o arroz, o a pie siguiendo el Camino de Ronda, el sendero que bordea toda la Costa Brava desde Blanes a Portbou, y va asomándose a miradores y calas recogidas entre acantilados, donde solo algunos pinos atrevidos se vuelcan a besar el mar. En el litoral del l’Empordanet también se encuentran enclaves que preservan su esencia marinera, en su fisonomía y en la gastronomía, como Tamariu, Sa Tuna o Calella de Palafrugell, una antigua aldea de pescadores donde las barcas aún reposan junto a la orilla o sobre la arena, y en la que se siguen cantando nostálgicas habaneras en las tabernas.
 

Asun Luján, redactora de Viajes National Geographic

Foto: iStock

9 / 267

Parque Nacional de Aigüestortes y Estany de Sant Maurici


Con más de 200 lagos, ríos, cascadas y praderas inundadas, el agua es el protagonista del Parque Nacional de Aigüestortes i Estany de Sant Maurici, en el Pirineo central. Una extensa red de senderos se adentra por sus múltiples valles y asciende entre bosques de pinos y abetos hasta alcanzar los lagos y prados de las zonas altas. Allí empieza una segunda ronda de caminos que salvan collados, conectan refugios (la ruta Carros de Foc pasa por los 9 refugios del parque) y permiten coronar cuatro cumbres de más de 3000 m y otras menos altas pero emblemáticas, como el Gran Tuc de Colomèrs (2933 m) o el doble pico de Els Encantats (2748 m). Se puede acceder desde las comarcas leridanas del Val d’Aran, la Alta Ribagorça, el Pallars Jussà o el Pallars Sobirà. Entre las rutas más sencillas y accesibles para familias con niños pequeños destaca la vuelta al lago de Sant Maurici (se llega en taxi todoterreno desde Espot), en el sector oriental, y la subida al lago y refugio de Colomèrs, accesible desde el valle de Arán.
 

Sandra Martín, redactora jefe de Viajes National Geographic

Foto: iStock

10 / 267

Playa de la marquesa, Deltebre (Tarragona)

Playa nudista, amplia, singular, tranquila y encima dentro de esa maravilla natural que es el Parque Natural del Delta del Ebro. Más de un kilómetro de arena y mar en los que sentirse lejos de todo. ¿Qué más se puede pedir? Pues desde la playa, se puede caminar hasta la Punta del Fangar, un paisaje que tiene mucho de fin del mundo, con el traje de baño en la mano.

Foto: iStock

11 / 267

La Costa Brava tiene música

Todos los veranos deberían comenzar en la Costa Brava. Si hay algún lugar en el que recuperar la esencia mediterránea de los días despreocupados al sol, es este trozo de litoral afortunado de calas con aguas turquesas, castillos y pueblecitos marineros. Hay mercadillos por los que pasear con la sensación del mar en la piel y lo más importante, mucha música: desde el clásico Festival Internacional de Música "Castell de Peralada" a los Concerts al Fòrum Romà de Empúries, pasando por el Festival de Jazz de Estartit.

 

Foto: iStock

12 / 267

Tamarit, la playa del castillo

El multimillonario Charles Deering llegó a Tamarit en 1912. Había recorrido parte de Cataluña junto a su amigo, el pintor modernista Ramón Casas. Como les suele pasar a los millonarios, el hombre se entusiasmó con el paisaje, el cielo claro al que dedicó sus versos el poeta Josep Carner y las ruinas de un pequeño castillo cuyos orígenes se remontan a siglos de historia. Recuperó el castillo del abandono en el que se encontraba y lo convirtió en su lujosa residencia, al menos durante el tiempo que le duró el flechazo con esta zona de Tarragona. Hoy el castillo del que se disfruta desde la pequeña cala Jovera se ha convertido en escenario para bodas de alto copete. Aquí, por ejemplo, se casó el futbolista Andrés Iniesta.

Foto: La Inexplicable

13 / 267

Librería La Inexplicable

Foto: AGEfotostock

14 / 267

Delta del Ebro (Tarragona)

El gran curso fluvial alcanza el Mediterráneo rodeado de arrozales, largas playas y lagunas donde anidan millares de aves en primavera. La mejor manera de conocer el Parque Natural del Delta del Ebro es en bicicleta a través de la red de caminos que parten del centro de información de la reserva.

Foto: AgeFotostock

15 / 267

Baqueira Beret, Lleida (Cataluña)

Para muchos expertos del freeride, Baqueira Beret es uno de sus destinos favoritos. En la célebre estación ubicada en el valle de Arán hay un inmejorable entorno más allá de las pistas donde es posible practicar.

Foto: AgeFotostock

16 / 267

Tarragona

Tarragona, la capital de la Costa Daurada, comenzó siendo una de las ciudades más importantes de la época romana. De aquella fascinante Tarraco conserva un abundante legado que la asemeja a un verdadero museo de historia a cielo abierto. Su circo es icono del conjunto monumental que se puede recorrer. Sólo al pasear se asimila cómo la ciudad que el emperador Augusto convirtió en mito pervive hoy en el trazado urbano de la ciudad moderna. Cautiva ver la cabecera del Circo y recorrer el Paseo Arqueológico siguiendo la línea de murallas, la construcción romana más antigua conservada fuera de Italia. Las calles que envuelven a la catedral y a la antigua judería, una de las más bellas de España, están llenas de tiendas.

Foto: Kippelboy / Wikicommons

17 / 267

El mundo en miniatura

Besalú es la localidad en la que se encuentra el curioso museo de Micromundi donde las miniaturas y microminiaturas son las protagonistas. En él se puede ver objetos como una caravana de camellos dentro del ojo de una aguja, un conjunto de joyas sobre una pepita de manzana o la torre Eiffel encima de una semilla de amapola. El ideólogo de este museo fue el joyero Lluis Carreras que ha reunido una colección de más de 5.000 piezas realizadas por artistas de todo el mundo: Rusia, México, China, Italia, Francia, España...

Foto: AGE fotostock

18 / 267

Cadaqués

La villa ampurdanesa acogió a Dalí desde su infancia, cuando veraneaba en familia, y hasta su madurez creativa. En 1930, buscando una vivienda propia, el artista compra una barraca en Portlligat, una aldea de pescadores pegada a Cadaqués. 

Foto: AgeFotostock

19 / 267

Panallets en la castañada catalana

No hay celebración popular sin alianza con la cocina. Por eso, gran parte de la gastronomía española se basa en el calendario de fiestas y tradiciones. Así, en Cataluña, en la noche del 31 de octubre, para celebrar la Castanyada, además de las acostumbradas castañas asadas se comen los panellets, acompañados de moscatel. Los panellets son unas bolitas hechas de masa de boniato y azúcar con piñones. ¡Están deliciosos!

Foto: AgeFotostock

20 / 267

Las desapariciones de La Mussara (Cataluña)

Si tuviéramos que buscar una puerta a otra dimensión (lo decimos en un caso hipotético), lo haríamos en La Mussara, un pueblo fantasma del Baix Camp, en Tarragona. Este pueblo fue en tiempo una villa rica; pero cayó en desgracia con la llegada de la filoxera que arruinó el cultivo de las viñas. Así que en 1956, el pueblo quedó abandonado. Lo curioso de este lugar es que si de normal hay pueblos y ciudades hermanadas con otras de distintos países, resulta que La Mussara está hermanada con Vila del Sis, en otra dimensión… Al respecto, parece que hay una leyenda antigua que habla de una piedra a la entrada del pueblo que si la saltas te pierdes para siempre. ¿Increíble? Pues ahí no queda la cosa, parece ser que hay una larga lista de desapariciones… Aunque también que en la zona hay episodios de niebla intensa. El caso más mediático ocurrió el 16 de octubre de 1991, cuando un grupo de amigos salió por la zona a pasear. De todos ellos, Enrique Martínez Ortiz jamás volvió y sigue desaparecido. Sigue el enigma.

Foto: Hotel Tapa Tour

21 / 267

Hotel SB Glow

Foto: José Alejandro Adamuz

22 / 267

La mejor jornada de la historia del concurso

En esta XXVII del concurso participaron 31 grupos (19 el sábado 6 de octubre y 12, el domingo día 7). El gran nivel con el que acudieron las diferentes agrupaciones brindó el domingo la que para los expertos fue la mejor actuación de la historia del certamen.

Foto: José Alejandro Adamuz

23 / 267

Tradición y belleza

La organización preveía que cerca de 25.000 personas pasarían por la Tarraco Arena Plaza de la ciudad de Tarragona durante los dos días del Concurso. La expectación atrajo al certamen cerca de 400 periodistas y profesionales de 170 medios nacionales e internacionales. Sin duda, la belleza y la épica que propició las actuaciones de las diferentes agrupaciones será recordada por los espectadores.

Foto: David Oliete

24 / 267

Un 3 de 10 con "folre" y "manilles" histórico

En una edición anterior, la Tarraco Arena Plaza celebra con euforia el éxito de los Castellers de Vilafranca, que consiguieron completar uno de los castillos más complicados: de diez pisos con tres personas en cada uno de ellos. 

Foto: David Oliete

25 / 267

Concurso de Castells en la Tarraco Arena Plaza

Celebrado cada dos años, el Concurso de Castells de Tarragona es la gran cita castellera del año en Cataluña. En esta ocasión, el gran estado de forma de las colles hace preveer que será una jornada magnífica. Torres humanas de gama extra como la de la imagen, un 4 de 9 –nueve pisos de altura con cuatro personas en cada uno de ellos– serán habituales. 

Foto: AgeFotostock

26 / 267

La Garrotxa, Cataluña

Esta zona de Cataluña se caracteriza por contar con el mejor paisaje volcánico de la península. Las mejores vistas se obtienen desde las alturas, ya que además del parque natural y los volcanes, en los días claros se pueden ver Montserrat y los Pirineos. Pero esta comarca no es la única meca de esta actividad en esta región. La Cerdanya, Osona o el Vallès Oriental es el reclamo de empresas como Globubolg que llevan décadas elevando a los viajeros hasta otras perspectivas. 

Foto: AgeFotostock

27 / 267

Barcelona, otoño mediterráneo y urbanita

La larga franja marítima y la frondosa sierra de Collserola delimitan la ciudad y sirven de orientación para moverse por ella. Pues bien, el "lado de montaña" se convierte en un telón ideal para disfrutar de un otoño mediterráneo y urbanita como pocos. Barcelona, durante esta época del año luce, con una espléndida luz dorada que resulta muy agradable para recorrer sus calles. Aquí os contamos qué no te puedes perder en una escapada de fin de semana por Barcelona.

28 / 267

Paisajes que inspiraron la vida y la obra de Dalí

El joven Dalí solía pasar los veranos en el pueblo de Cadaqués, que junto a Figueres y Púbol dibuja en el mapa un triángulo con los paisajes esenciales en la vida y obra del genial artista. Se trata del Ampurdà, una comarca en la provincia de Girona a la que le sienta estupendamente bien el otoño. Comienza un fin de semana ideal paseando por la rambla de Figueres hacia el sorprendente museo de Figueres y no te pierdas aquí ninguno de los enclaves esenciales de Dali.

Foto: AgeFotostock

29 / 267

Cadaqués, Cataluña, España

Rodeando el puerto natural se apiñan las casas blancas de este pueblo que rezuma encanto. Famoso por su luz, por ser la villa natal de Salvador Dalí y el lugar preferido de un buen puñado de artistas e intelectuales que encuentran aquí sosiego, belleza y buen ambiente. Cadaqués ostenta unos amaneceres maravillosos, con la mirada puesta a Oriente y resguardo por imponentes macizos rocosos. 

Foto: Gtres

30 / 267

Barcelona

Barcelona da la bienvenida a los viajeros que llegan atraídos por las sorprendentes formas de la arquitectura de Gaudí, por las calles animadas, los museos, restaurantes y las las tendencias más urbanitas. La Sagrada Familia, la Boquería, el Gótic, el Raval, y el ambiente cultural de Gràcia, son ya clásicos de la ciudad. Si queremos nuevos aires, Poblenou se está convirtiendo en el nuevo escenario cultural de Barcelona. Alrededor del Museu del Disseny de Barcelona, restaurantes, talleres de artistas, tiendas con detalles preciosos, cafeterías donde ver la tarde de forma relajada. A todo ello, añade que tienes a tiro la Playa del Bogatell y entenderás porqué todas las miradas se están centrando en esta parte de la ciudad.

Foto: AgeFotostock

31 / 267

Viñas catalanas en la comarca del Alt Penedés

La cultura vinícola está muy extendida por todo el territorio catalán, y prueba de ello es la gran fama que tienen muchos de sus vinos y cavas, que se exportan a numerosos territorios internacionales.

Foto: José Alejandro Adamuz

32 / 267

Nueva edición del European Balloon Festival

El European Balloon Festival es la mayor concentración internacional de globos aerostáticos del sur de Europa. Se celebra en Igualada, la capital de la Anoia, desde 1997 con un gran éxito de visitantes. Esta nueva edición se celebrará del 12 al 15 de julio.

Foto: José Alejandro Adamuz

33 / 267

Buenas condiciones de vuelo para el European Balloon Festival

Durante los días del festival hay prevista buena climatología para volar. Aunque se esperan temperaturas muy altas, por lo que el despegue de los vuelos se adelanta a un poco antes de lo habitual (6:45 de la mañana). Los espectadores tendrán que madrugar un poco más; pero eso no es esfuerzo cuando te espera el espectáculo de más de cincuenta globos volando.

Foto: José Alejandro Adamuz

34 / 267

El European Balloon Festival llena de fantasía los cielos

El European Balloon Festival reúne globos de India, México, Brasil, Israel, y países europeos como Italia, Suiza, Inglaterra, Francia o Bélgica, además de globos de varias partes de Cataluña y de España. Algunos de los globos presentan formas curiosas como un personaje de los minions, el globo Capitan Sparrow, un perro, un león o, incluso, una bombona de butano que llega desde Suiza.

Foto: José Alejandro Adamuz

35 / 267

El European Balloon Festival también es una competición de globos

El European Balloon Festival no es solo una concentración de globos. Si no que es una competición y un festival que llena de belleza el cielo de Igualada. A lo largo del festival, se disfrutará del espectacular vuelo de más de 50 globos, además de la oportunidad de participar de las diferentes actividades culturales e infantiles para toda la familia.

Foto: José Alejandro Adamuz

36 / 267

Una forma divertida de volar

Los caminos los marcará el viento. Los globos aerostáticos se "dejan llevar" por las corrientes de aire. Y aunque no se puede controlar la dirección, sí hay algunas dominantes que pueden controlar su elevación y que nos lleven hasta el lugar adecuado para aterrizar. Por eso es tan divertido volar en globo, porque es toda una aventura y siempre es diferente.

Foto: AgeFotostock

37 / 267

Tibidabo (España)

Todo un clásico de la ciudad, ¡y con qué vistas! Sin duda, el mirador más divertido que hay sobre Barcelona. Además, inaugurado en 1901, es el parque de atracciones en activo más antiguo de España, y el tercero de Europa, y eso se nota en su esencia. Cuando abrió las puertas, el funicular que daba acceso al pico del Tibidado se convirtió en la atracción estrella. Hoy, con las nuevas tecnologías, la atracción que despierta más admiración es la Virtual Express, la primera montaña rusa de Cataluña en introducir la realidad virtual. El Giradabo, una noria panorámica abierta en 2014, y el Avión, son las atracciones más emblemáticas del parque.

Foto: AgeFotostock

38 / 267

Port Aventura (España)

Era difícil hacerle sombra al Dragón Khan, la montaña icónica del parque; pero en Port Aventura lo lograron con el Furius Baco, que estrenó el piloto de motos Valentino Rossi, en 2007. Aquel día la atracción aceleró a su máximo de 0 a 135 km/h. en tan solo 3,5 segundos. Entonces, era la montaña rusa más rápida de Europa. Ahora acelera igual pero "solo" hasta 124 km/h. Y luego le siguió el Shambhala (2012), espectacular se mire por donde se la mire: la segunda montaña rusa más alta de Europa (92 metros de altura), la segunda caída más alta de Europa (78 metros), y velocidad máxima de 135 km/h. Port Aventura es el parque de atracciones más visitado de España y está entre los diez de Europa. Todo el que pasa algunos días en la Costa Dorada, no puede dejar de ir para sentir la adrenalina de sus atracciones y disfrutar de los espectáculos de cada una de las áreas temáticas.  

Foto: Gtres

39 / 267

Ferrari Land (España)

Sí, está dentro de PortAventura World (Tarragona); pero tiene suficientes argumentos para ser visitado de forma individual. Igualmente, hay tarifas especiales para combinar ambas experiencias. Ferrari Land es un parque temático abierto en 2017 y, como puedes imaginar por su nombre, está dedicado íntegramente a la marca de coches deportivos. Así que, la velocidad, la adrenalina y el diseño son el santo y seña de este parque. ¿Te atreverás a subir al Red Force? Es la montaña rusa más rápida y alta de Europa (112 metros de altura y ¡180 km/h de velocidad máxima!).

Foto: AGE fotostock

40 / 267

Platja Gran, Tossa de Mar

El litoral catalán está salpicado de maravillosas playas. La de Tossa tiene además una soberbia fortificación (siglo XIII) como telón de fondo. Con forma de media luna y casi 400 metros de largo, la playa se abre frente al comercial barrio de Vila Nova que creció extramuros a partir del siglo XV. Tossa de Mar alberga otras once playas.

Foto: AGE fotostock

41 / 267

Playa Trabucador, Delta del Ebro

El istmo del Trabucador es una franja de arena de seis kilómetros de longitud, bañada por mar por ambos lados y que culmina en la Punta de la Banya, en el extremo sur del Delta del Ebro. Es un magnífico punto de observación de aves tanto por la parte de mar abierto como para la zona interior desde la que se obtiene una visión inmejorable de la bahía de los Alfacs. Desde las torres de observación habilitadas es fácil ver todo tipo de aves marinas, especialmente flamencos, durante todo al año.

Foto: Age fotostock

42 / 267

Parador de Cardona (España)

Ubicado estratégicamente sobre un promontorio que permitía vigilar todo el valle, el Parador de Cardona es uno de los mejores hoteles-castillo de España. En su recinto fortificado que data del siglo IX se halla además una iglesia y la torre Minyona. Todos los detalles están muy cuidados en esta fortaleza situada en la provincia de Barcelona, y para los más valientes guarda una sorpresa en la séptima planta. Son muchos los visitantes y trabajadores del hotel-castillo que afirman haber visto y oído fenómenos extraños en la habitación 712, que solo se reserva bajo petición expresa del cliente. ¿Alguien se atreve?

Foto: AgeFotostock

43 / 267

Visitar Girona en "Temps de Flors"

El Pont de Ferro, o también Pont de les Peixateries Velles, cruza el río Onyar y conecta con la Rambla de la Llibertat. Es uno de los iconos más reconocidos de Girona que, como cada año vuelve a inundarse de flores con «Girona, Temps de Flors» (Tiempo de Flores).

Foto: Ajuntament de Girona

44 / 267

“Girona, Temps de Flors”, un patrimonio cultural

Numeroso rincones de la ciudad, como la Casa Boadas, se convierten en escenarios de gran belleza con “Girona, Temps de Flors”, que, este año, forma parte forma parte de las actividades que se promocionan bajo el sello del Año Europeo del Patrimonio Cultural en Cataluña.

Foto: Ajuntament de Girona

45 / 267

Visitar Girona entre flores

En la visita al núcleo histórico de Girona no pueden faltar el edificio de los baños árabes, del siglo XII, erigido a imitación de los baños que construían los musulmanes y que estaban de moda en aquellos tiempos. Para seguir nuestra ruta durante el festival "Girona, Temps de Flors", podremos montar en el tren turístico hace un recorrido por diferentes lugares del casco antiguo como la Calle Santa Clara, Plaza de Santo Domingo, Monasterio de San Daniel y Plaza de Santa Feliu.

Foto: Gtres

46 / 267

Barcelona

Son muchos los que llegan buscando playa, arquitectura y diseño en la capital catalana. Lo asombroso de Barcelona es que es distinta en cada uno de los barrios que la forman. Cultura, un entorno urbano perfecto para pasear, la arquitectura de Gaudí como icono (con sus edificios Patrimonio de la Humanidad), clima y aires cosmopolitas son el sello de identidad para la primera ciudad española en aparecer en este ranking.

Foto: Turismo de Tarragona

47 / 267

Todo el deporte en Tarragona

No solo el Mundial de Fútbol en Moscú, más de 4.000 deportistas de 26 nacionalidades distintas harán de la provincia de Tarragona uno de los centros del deporte más importantes en el 2018.  Tarragona se ha convertido en sede para los XVIII Juegos Mediterráneos. Hasta 16 municipios albergarán diferentes prácticas deportivas, siendo la capital, la ciudad de Tarragona, el centro de mayor interés. No se nos ocurren mejores escenarios que las poblaciones de costa de la provincia, como Calafell, Altafulla o Cambrils, y del interior, como Reus o Valls, con su herencia romana, su espíritu mediterráneo y su deliciosa gastronomía como marco de unos juegos tan importantes.

Foto: Amics de Corbera

48 / 267

Pesebre viviente de Corbera

Sus orígenes se remontan a 1962, por lo que se considera el primer pesebre viviente de Cataluña. Lo peculiar de esta tradición es que el público se mueve por caminos del pesebre, entre las representaciones teatrales de los 250 actores que construyen las trece escenas. El recorrido está guiado por una narración por megafonía que sigue el texto evangélico. Son unos 700 metros de recorrido en un escenario natural de 14.000 m2.

Foto: Casa Vicens | Pol Viladoms

49 / 267

Casa Vicens proporciona una experiencia museológica singular

Casa Vicens Gaudí quiere ser un museo en el que contemplación y acción vayan de la mano. Una experiencia sin prisas con la que el visitante se sentirá como un perfecto invitado de la casa. Hay dos tipos de visitas: por libre, con todo el tiempo y guiado por el equipo de expertos que estará en todo momento presente en los espacios, o, mediante visitas guiadas en grupos reducidos.

Foto: Casa Vicens | Pol Viladoms

50 / 267

Casa Vicens es testimonio de la historia de Barcelona

Con sus más de 130 años, la Casa Vicens de Gaudí es un fiel testimonio de cómo ha ido evolucionando Barcelona y el barrio de Gràcia. Desde el proyecto original de 1883, pasando por la época de la ampliación por parte de Joan Baptista Serra de Martínez, arquitecto amigo de Gaudí, en la que se amplió la calle de les Carolines, hasta llegar al momento actual en el que se recupera como espacio museográfico.