Cataluña

151 / 268

Foto: Tamorlan

151 / 268

7 Portes

Su nombre hace referencia al número de entradas para el público, ya que había una octava, pero estaba destinada al personal. Fue construido a mediados el siglo XIX, junto con los emblemáticos porches del paseo Isabel II por orden del empresario Josep Xifré. En sus inicios, 7 Portes fue abierto como un café de lujo y no fue hasta 1929, bajo la dirección del chef Morera, cuando se convirtió en un restaurante. Sus mejores años fueron en la década de los 40, cuando el local pasó a manos de Paco Perellada, miembro de uno de los grupos de restauradores más prestigiosos de Cataluña. Su cocina, en la que destacan especialidades como la paella, las zarzuelas y los guisantes “ofegats”, llamaron la atención de los comensales, quienes lo convirtieron en un restaurante de referencia en la Ciudad Condal. Por él también pasaron ilustres personalidades como Pablo Picasso, Joan Miró, Rafael Alberti, Salvador Dalí, Alexandre Flemming y más de 50 Premios Nobel. Hoy, algunos de los asientos que ocuparon están marcados con una placa.

Foto: Los caracoles restaurante

152 / 268

Los caracoles

Fundado por la familia Bofarull en 1835, este histórico restaurante ha adquirido su nombre actual debido a su plato estrella: los caracoles. La especialidad de la casa que ha atraído a su comedor a personajes ilustres del mundo del arte, la política y las finanzas. Algunos de ellos fueron Charlton Heston, Jimmy Carter, Robert de Niro, Joan Miró, Salvador Dalí y su mujer Gala, entre otros. Durante todos estos años, las cuatro generaciones de la familia Bofarull ha sabido conservar la esencia del restaurante, así como mantener la excelencia de la cocina tradicional catalana elaborada con los productos de mayor calidad. Entre sus especialidades están los arroces, el suquet de peix y el bacalao a la empordesa.

Foto: 4 Gats

153 / 268

4 Gats

Ubicado en la calle Montsió, este emblemático restaurante fue inaugurado el 12 de junio de 1897. Su fundador fue Pere Romeu, un camarero del restaurante parisino Le Chat Noir quien, con la ayuda de Ramón Casas y Santiago Rusiñol, creó una taberna con música de piano. Uno de sus primeros clientes fue Rubén Darío, quien quedó fascinado de sus detalles artísticos tanto de la fachada como del interior del local. 4 Gats pronto comenzó a ganar fama entre artistas e intelectuales. Picasso fue uno de ellos, quien se encargó de crear el diseño del menú del restaurante. Otros comensales que lo frecuentaban fueron Isaac Albéniz, Enric Granados o el arquitecto Antoni Gaudí. Por aquella época, 4 Gats fue uno de los rincones más inspiradores de Barcelona, hasta la llegada de la Guerra Civil, que provocó su declive. En los años 70 tres empresarios catalanes se unieron para reabrir sus puertas y, tras haber cambiado de dueños y haber llevado a cabo algunas reformas, 4 Gats ha vuelto a recuperar el esplendor de sus mejores días, convirtiéndose en un lugar de culto en el centro de la Barcelona medieval.

Foto: Grup Ramonet

154 / 268

Can Ramonet

Fundado en 1753, esta fue la primera casa que se construyó en el barrio de la Barceloneta. Inicialmente, el lugar era utilizado como bodega de vinos, hasta que más tarde se convirtió en una taberna para pescadores. En 1956 reabrió sus puertas como Can Ramonet y, sin esperarlo, el restaurante acabaría liderando la gastronomía del barrio. Con una decoración cuidada, que intenta transmitir la tradición del local con los barriles de vino, sus especialidades son el arroz negro, las paellas, la fideuá, las cazuelas de marisco, el pescado, las tapas y los platos de autor.  

Foto: Enfo

155 / 268

Can Culleretes

Abierto desde 1786, este restaurante situado en el barrio Gótico, justo al lado de la Rambla, está incluido en el Libro Guinness de los Récords como el restaurante más antiguo de Barcelona y el segundo de España que no ha sido nunca cerrado. En 1958 fue adquirido por la familia Agut, quienes remontaron el negocio convirtiéndolo en un restaurante de referencia. Actualmente, en él aún se conservan baldosas con más de 200 años de antigüedad. Sus interiores evocan a la época modernista y están decorados con pinturas costumbristas y fotografías de famosos que han cenado en el local. En los fogones lo que se ofrece al consumidor es la tradicional cocina de mercado con dosis de innovación y una buena relación calidad-precio.

156 / 268

La cueva de Can Sadurní

L’Encantada es la cerveza que el equipo arqueológico de La cueva Can Sadurní ha destilado para intentar recrear la cerveza que los habitantes del Neolítico elaboraban en la gruta de Begues. La cerveza se puede adquirir cuando finaliza la visita y los beneficios de su venta se destinan a la investigación.

157 / 268

Sitges

La deliciosa población de Sitges es una parada obligatoria para cualquier amante de la cerveza. el brewpub La Sitgetana elabora la Baluard, una cerveza tostada, de amargura baja y caramelizada. 

158 / 268

Garage Brew Company

Cientos de personas pasan cada mes por el Garage Brew Company, en Barcelona, para degustar la cerveza que estrena cada mes desde que abrió sus puertas en 2015.

159 / 268

Calle del Bisbe

En el corazón del barrio Gótico de Barcelona se encuentra una de sus calles más famosas, paso obligado para cualquier turista que visite la ciudad. 

Foto: Bernard Gagnon

160 / 268

1. Barcelona Centre

La capital de Cataluña ocupa el primer puesto de las ciudades más geoetiquetadas en la red social. Algunos de los lugares más fotografiados fueron Paseo de Gracia, la plaza de Cataluña, las Ramblas o el mercado de la Boquería. 

Foto: Manuel Flores V

161 / 268

10. Barcelona El Prat Airport

El aeropuerto de Barcelona El Prat ha sido el que más geoetiquetas ha obtenido en 2016. No es de extrañar si tenemos en cuenta que el pasado año este aeropuerto batió récord de turistas y por él pasaron más de 44 millones de turistas. 

Foto: JoJan

162 / 268

6. Camp Nou Stadium, Barcelona

En Barcelona el Camp Nou no es el edificio más fotografiado de la ciudad, aunque sí uno de los más visitados. Situado en el barrio de Les Corts, el estadio ofrece tours guiados y cuenta con un museo sobre el club blaugrana. 

Foto: Jean-Christophe BENOIST

163 / 268

4. Park Güell

El parque diseñado por Antoni Gaudí es el más visitado de Barcelona a pesar que, desde que se impuso la entrada de pago, su turismo ha descendido notablemente. Debido a que su imagen es una de las más conocidas de la ciudad, este pulmón verde de diseño ocupa el cuarto puesto como el rincón más geoetiquetado de la Ciudad Condal. 

Foto: Juanedc

164 / 268

3. Playa de la Barceloneta

Uno de los grandes atractivos de Barcelona es su costa. Situado en el centro de la ciudad, la playa de la Barceloneta es la que recibe un mayor número de turistas durante todo el año. El barrio, que antiguamente fue ocupado por familias de pescadores, actualmente tiene un aire más internacional por la afluencia turística. 

Foto: Sagrada Familia

165 / 268

2. Basílica de la Sagrada Familia

El segundo puesto lo ocupa la célebre obra de Antoni Gaudí: la Sagrada Familia. Uno de los iconos de la ciudad del que solo el 20% de los visitantes se adentran a visitar sus interiores, según un estudio reciente realizado por el Ayuntamiento de Barcelona. 

Foto: Turisme Montseny

166 / 268

Parque Natural del Montseny, Barcelona

Cataluña es una de las Comunidades Autónomas con más tradición micológica. Uno de los mejores lugares para disfrutar de una salida al campo para recoger setas es el Parque Natural del Montseny, en las inmediaciones de Barcelona. En él lo que predominan mayormente son los hayedos, los castaños y las encinas, entre los que se encuentran algunas especies de setas como níscalos, trompeta o negrilla. Para saber diferenciarlos, la oficina de turismo de Montseny ofrece al visitante la oportunidad de contratar visitas guiadas por el bosque donde con la ayuda del personal experimentado enseñan a identificar cuáles son las comestibles.

Foto: Green Destinations

167 / 268

Terres de l´Ebre

Declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco, este territorio que rodea al río Ebro en su desembocadura es una de las zonas naturales más bellas y cuidadas de Cataluña. La protección de la naturaleza y la conservación de su ecosistema han sido claves para el desarrollo de la fauna que habita el lugar, donde se puede encontrar variedad de aves. Otras acciones esenciales que lo han convertido en un destino sostenible son los trabajos que se están llevando a cabo para reducir el uso de combustibles fósiles y reducir así las emisiones de dióxido de carbono. 

Foto: Brett

168 / 268

Escalivada, Cataluña

Esta ensalada asada, tal y como su nombre “escalivar” indica: asar a rescoldo, es uno de los platos más conocidos de la gastronomía catalana. Está compuesto de tomates, pimientos, cebollas y berenjenas aderezadas con sal y aceite. En el caso de que cambiemos las berenjenas por el bacalao, entonces se tratará de una esqueixada que, a su vez, al incluirle alguna legumbre se convertirá en un empedrat, típico durante el verano. Todos ellos se pueden tomar como acompañante o como plato principal, aunque siempre con pan de payés. Otras delicias de esta gastronomía son los embutidos, como el fuet o la butifarra, el fricandó o los calçots con salsa romesco, típicos de principios de febrero.  

Foto: Turismo de Barcelona

169 / 268

Teleférico del puerto

Construido para la Exposición Universal de 1929, este popular teleférico es una de las atracciones turísticas más visitadas de la ciudad condal. Los 1.300 metros de recorrido por el aire conectan la montaña de Montjuïc con la Barceloneta, por lo que los visitantes pueden sobrevolar el puerto, el Maremagnum, la Rambla y el monumento a Colón.

Foto: Turismo de Barcelona

170 / 268

Torre de Collserola

En lo alto de la sierra de Collserola se encuentra esta torre de telecomunicaciones diseñada por Norman Foster para los Juegos Olímpicos de 1992. Con 288 metros de altura y 13 plantas, su mirador, situado en el piso 10, ofrece una de las mejores vistas panorámicas de la ciudad. Desde ella se puede ver todo el núcleo urbano, así como algunos de los símbolos más representativos de la ciudad.

171 / 268

Park Güell

Diseñado por el arquitecto catalán Antoni Gaudí, el Park Güell es el parque más conocido y visitado de Barcelona. Fue levantado por encargo de Eusebi Güell entre los años 1900 y 1914 y pertenece a la época naturalista del autor. Además de su jardines, los diferentes edificios y su ornamentación, donde destaca el uso del azulejo, el parque también es conocido por ofrecer una de las mejores vistas de Barcelona. Situado en lo alto del barrio de Gracia, desde su gran explanada rodeada de bancos ondulados se puede llegar a ver la torre Agbar, el Puerto Olímpico, las torres Mapfre, la Sagrada Familia y toda la línea de costa de la ciudad. Su parte más alta es el mirador de la colina de las Tres Cruces.  

Foto: Ayuntamiento de Barcelona

172 / 268

Jardines de la rambla de Sants

Inaugurados el pasado mes de agosto, los nuevos jardines de la rambla de Sants son un paseo de 800 metros que discurren hasta 12 metros por encima de las vías del tren. En él se puede disfrutar de más de siete especies de árboles diferentes, un espacio infantil, un chiringuito y de las vistas de este famoso barrio obrero desde las alturas. 

Foto: Las Arenas de Barcelona

173 / 268

Las Arenas

Ubicado en la antigua plaza de toros de las Arenas, este centro comercial ha logrado mantener la fachada original de estilo neomudéjar diseñada por el arquitecto Augusto Font Carreras. En su parte superior, a la que se puede acceder por el ascensor de cristal situado en la parte exterior de su edificio, se encuentra una terraza flotante donde se ubica la zona gastronómica y desde donde se obtienen unas excelentes vistas panorámicas de la Ciudad Condal, sobre todo de Montjuïc y del Museo Nacional de Arte de Barcelona.

Foto: Turismo de Barcelona

174 / 268

Los búnkers del Carmel

Situadas en el barrio del Carmel, en lo alto de Turó de la Rovira, se encuentran estas antiguas baterías antiaéreas construidas durante la Guerra Civil Española, en 1937. El objetivo era evitar los bombardeos a los que estaba continuamente sometida la ciudad. Actualmente, estos cuatro búnkers se han popularizado entre los turistas por ser uno de los lugares desde donde se obtienen las mejores vistas de Barcelona. La hora punta suele ser al atardecer, cuando ascienden hasta ellos para ver la puesta de sol.

Foto: Turismo de Barcelona

175 / 268

Castillo de Montjuïc

En lo alto de la montaña de Montjuïc se encuentra esta fortaleza militar cuyos primeros cimientos datan del siglo XVII. Ampliada durante los siglos posteriores, actualmente el castillo es una de las visitas principales de Monjtuïc, al que se puede acceder andando o en teleférico. Desde sus jardines y murallas se obtienen las mejores vistas al puerto de Barcelona, las antiguas canteras y a la Barceloneta.

Foto: Turismo de Barcelona

176 / 268

Museo Nacional de Arte de Cataluña

El MNAC, el Museo Nacional de Arte de Cataluña se ubica en el Palacio Nacional, a los pies de la montaña de Montjuïc. Visitado por su amplia colección de arte románico, considerada como una de las más grandes del mundo, el museo también atrae a los turistas por las vistas panorámicas que ofrece desde sus terrazas. Entre los monumentos que se pueden ver desde su azotea están la Sagrada Familia, la Torre Agbar, la Villa Olímpica, el puerto, la plaza de España o la fuente mágica de Montjuïc.

Foto: Turismo de Barcelona

177 / 268

Tibidabo

Situado a más de 500 metros de altura, el Tibidabo es el pico más alto de la sierra de Collserola, por lo que ofrece una de las mejores vistas de toda Barcelona. En él se encuentra el homónimo parque de atracciones, el más antiguo de España y el segundo de Europa, así como el templo del Sagrado Corazón, la enorme basílica que se divisa desde cualquier parte de la ciudad y que durante la noche permanece iluminada.

Foto: Turismo de Barcelona

178 / 268

Mirador de Colón

Con 60 metros de altura, la afamada estatua de Colón, situada al final de la Rambla, es uno de los monumentos más visitados de Barcelona. Una de las principales razones que atrae a los turistas es su mirador, desde donde se obtienen unas excelentes vistas al barrio Gótico, la Catedral, la basílica de Santa María del Mar, el Puerto Olímpico, el Fórum y Monjuïc. La escultura, inaugurada para la Exposición Universal de Barcelona de 1888, cuenta en su interior con un ascensor.

179 / 268

La evolución del lavado de la ropa

La ciudad catalana de Vic cuenta entre sus calles con el Centro de Interpretación del Lavado de Ropa, un museo gratuito abierto por Fresh Laundry donde se da a conocer la historia y evolución del proceso de lavado. Las diferentes salas hacen un recorrido desde la antigüedad, cuando se lavaba la ropa a mano en el río, hasta el invento de la lavadora, en 1901 por Alva John Fisher. En él hay expuestos gran variedad de objetos como escurridores, maquinaria y jabones de la época mesopotámica.

180 / 268

Torre de comunicaciones de Montjuic

Construida con motivo de los Juegos Olímpicos de Barcelona 92, esta torre de comunicaciones de 136 metros se alza en una de las partes de la montaña de Montjuic. Está construida en acero y su silueta se ha comparado con la imagen de un deportista levantando la llama olímpica. Su principal característica es que en su base está decorada con una fuente de hormigón recubierta de trencadís, un tipo de ornamentación compuesta de mosaicos muy utilizada por el arquitecto Antoni Gaudí.

Foto: Gtres

181 / 268

Park Güell

La gran ciudad-jardín que Antoni Gaudí imaginó en la zona alta de Barcelona es hoy uno de los lugares más frecuentados por visitantes y barcelonenses. En su origen estaba destinado a convertirse en una urbanización para familias acaudaladas situada en un punto excelente de la ciudad, en plena montaña y con una vistas fantásticas. Este proyecto finalmente no se llevó a cabo a pesar de que muchas de sus instalaciones estaban terminadas y en el año 1918 pasó a ser propiedad de la ciudad.

Swab

182 / 268

Smart City

El trabajo de Raquel Luesma, estudiante de la escuela La Llotja, de Barcelona, hace referencia a las ciudades inteligentes del futuro. La obra se encuentra expuesta en la parada de metro de Liceo.

Swab

183 / 268

Leaf #1

Esta enorme hoja ocupa parte de la escalera de salida del metro de Drassanes. Está realizada por el artista Sahand Aizadeh, de la escuela ECUAD de Canadá. 

Swab

184 / 268

A por Marte

La obra de Tiago Almança, de la escuela de arte ESDI de Barcelona, se encuentra en la parada de Drassanes, en la salida de Santa Madrona. 

Swab

185 / 268

Sacré-Fils

En una de las salidas de metro más concurridas de Barcelona, en la parada de Liceu, se halla esta obra del argelino Aitouche Amine, conocido artísticamente como Sneak. 

Swab

186 / 268

Of production

Obra realizada por Fran Gordon, estudiante de arte del Royal College of Art London. Está situada en la salida de Roselló en la parada de metro de Diagonal. 

Swab

187 / 268

Expuestos

Esta obra, situada en la salida del metro de Diagonal, entre las calles Roselló y Rambla de Cataluña, fue realizada por la artista Claudia Blanes, estudiante de la Escola IED. Barcelona. 

Swab

188 / 268

Cel

Situada en la salida de metro de Paseo de Gracia con Rambla Cataluña, esta obra fue realizada por el catalán Jordi Farreras, estudiante de la escuela Elisava de Barcelona. 

Swab

189 / 268

Utopic

Esta obra de Ester Marín, estudiante de la escuela Massana, se encuentra en la salida del teatro Liceu. 

190 / 268

El crucero más grande del mundo

Con una capacidad de 6.780 pasajeros, el Harmony of the Seas ha sido declarado el crucero más grande del mundo por encima de su hermano el Allure of the Seas, también de la naviera Royal Caribbean.  

191 / 268

Un casino en su interiorCasino

El Harmony of the Seas se compone de siete barrios con zonas ajardinadas, 20 restaurantes y una gran oferta de ocio,  como su zona de piscinas con el tobogán más grande en altamar, casino, teatro, minigolf, pista de hielo y un simulacro de surf de más de 12 metros.

192 / 268

AquaTheater

Su gran teatro dispone de 1.400 asientos y ofrece un amplio programa cultural que incluye espectáculos acrobáticos y musicales de Broadway.

193 / 268

Llegada a Barcelona del Harmony of the Seas

Inaugurado en Barcelona el pasado 5 de junio, el Harmony of the Seas surcará el Mediterráneo durante todo el verano. Iniciará su viaje en la Ciudad Condal y hará escala en Marsella, La Spezua, Roma y Nápoles. 

194 / 268

Park Güell

Es, sin duda, el parque más famoso de Barcelona. Ha servido de escenario para películas, series de televisión, vídeos musicales, sesiones de fotos… Se encuentra en lo alto de la ciudad, encima del popular barrio de Gracia y junto al parque de El Carmel. Fue construido por Gaudí por encargo de Eusebi Güell entre los años 1900 y 1914. La idea, en sus inicios, era construir  una urbanización, aunque finalmente se decantaron por construir un parque. La obra pertenece a la etapa naturalista, predominando los motivos de animales, como la salamandra que preside el recinto, la serpiente que se encuentra en una de las fuentes, o las gárgolas situadas bajo los bancos ondeantes de la plaza central.

El uso de azulejos como ornamento decorativo llena de color el parque, cuya arquitectura se funde con la naturaleza que la rodea. Desde los bancos, que simulan las olas del mar, se obtienen algunas de las mejores vistas de Barcelona. Hasta hace unos años, la entrada al parque era gratuita, sin embargo el ayuntamiento decidió cobrar una entrada tanto a los turistas como a los ciudadanos de la Ciudad Condal.

Como no podía ser de otra manera en una obra de Gaudí, el toque religioso lo encontramos en el Calvario, un promontorio en la parte alta del parque. Dentro del recinto se encuentra también la Casa-museo Gaudí, donde vivió el arquitecto y en la que actualmente se puede ver una amplia colección de obras del autor.

195 / 268

Casa Milà

Más conocida como La Pedrera, este edificio modernista diseñado por Antoni Gaudí es uno de los iconos de Paseo de Gracia y de Barcelona. El encargo provino del matrimonio Pere Milà i Camps, importante empresario textil, y su mujer Roser Segimon i Artells, viuda de un rico indiano. Fue en 1906, cuando tras aprobar las obras del Eixample, esta zona de la ciudad comenzó a ser edificada por la burguesía catalana. Para su monumental vivienda la pareja escogió a Gaudí, quien entonces ya había diseñado la Casa Batlló. En total, el arquitecto levantó dos inmuebles de seis plantas con dos patios interiores, aunque en la fachada parece un único edificio.

Para su diseño el artista se inspiró en su estilo naturalista, otorgándole formas que asemejan a las olas del mar, balcones con hierro forjado como si fueran plantas trepadoras, rosas esculpidas en la fachada y chimeneas con acabados en forma de cabezas de guerreros. También cuenta con motivos religiosos, como su cruz de cuatro brazos o esculturas de la Virgen. Su originalidad hizo que haya sido uno de los trabajos más valorados de Gaudí, a pesar de su abandono por las discrepancias con la familia Milà sobre las pinturas interiores. Actualmente, la casa está abierta al público y es una de los edificios más visitados de Barcelona. Web oficial.

copyright: Turisme de Barcelona

196 / 268

Palacio Güell

Fue el primer encargo importante de Gaudí, aunque también ha sido una de las obras que han pasado más desapercibidas. La propiedad pertenecía al conde de Güell, quien tenía la idea de levantar un palacio cuyo patio interior conectase con su vivienda de entonces situada en la Rambla de los Capuchinos. Inspirado en un estilo oriental, pero siguiendo la estructura de las grandes casas señoriales catalanas, Gaudí llegó a presentar hasta 25 bocetos.

El palacio cuenta con más de 2.850 metros cuadrados. De ellos, el arquitecto diseñó su fachada, de ladrillo, piedra y hierro forjado, el sótano, la planta baja, el entresuelo, la planta noble, el segundo piso donde estarían las habitaciones y un tercero para el servicio. Lo que más llama la atención es la magnitud de sus puertas de entrada, pensadas para que los invitados las cruzasen montados en sus caballos. Esto fue totalmente innovador ya que a través de una rampa llegaban a los establos. También sus ornamentos principales, compuestos por un par de serpientes, un ave fénix y el escudo de Cataluña. O las chimeneas de su azotea, con las que Gaudí comienza a experimentar hasta alcanzar la espectacularidad conseguida en la Casa Batlló o La Pedrera. Aunque el palacio no estuvo terminado hasta 1890, su inauguración coincidió con la Exposición Universal de Barcelona, en 1888.

197 / 268

Sagrada Familia

Es el icono de Barcelona, la basílica más afamada de España y posiblemente la más conocida del mundo. Su particular característica es que su construcción se inició en 1882 y, 134 años después, aún no está terminada. Gaudí comenzó el proyecto cuando solo tenía 31 años, convirtiéndose en su obra más grande e importante de su vida. También ha sido considerada como el máximo exponente del modernismo catalán.

La Sagrada Familia es una obra única, caracterizada por la innovación de su arquitectura. Muchos son los elementos que demuestran su novedoso estilo: las torres cónicas que sobresalen del edificio, la multitud de ventanas que suben por ella con formas espirales, los enormes pórticos, su abundante ornamentación… Aunque Gaudí en vida solo logró ver una de las torres levantadas, cuando las obras concluyan habrá un total de 18 torres. Cada una de sus entradas está dedicada a un pasaje de la vida de Jesús: el nacimiento, la pasión y la gloria. De hecho, en el exterior del templo ya pueden verse algunas esculturas que recrean la historia: El beso de Judas, La última cena, El juicio de Jesús o el Ecce Homo. La cripta, uno de los lugares más importantes del templo, está compuesto por siete capillas. Precisamente en la de Nuestra Señora del Carmen se encuentra la tumba de Gaudí.

Cada día miles de turistas admiran la gran obra del arquitecto catalán, haciendo de ella uno de los reclamos turísticos más importantes de Barcelona. De hecho, en 2005, la fachada del Nacimiento y la cripta fueron declaradas Patrimonio de la Humanidad “Obras de Antoni Gaudí”. Web oficial.

198 / 268

Casa Batlló

Situado en el número 43 de Paseo de Gracia, este es uno de los edificios más emblemáticos de Gaudí. En ella vivía la familia Batlló, quienes en 1903 encargaron al arquitecto la remodelación de la vivienda. Para esta obra, Antoni Gaudí se inspiró en las formas de la naturaleza y se centró, principalmente, en su fachada, el primer piso, el patio de luces y la azotea, donde se encuentra una bóveda con forma de dragón que se ha convertido en la seña de identidad del edificio. En él tampoco podía faltar su cruz de cuatro brazos, situada justo en la parte central del terrado.

La casa fue presentada al concurso anual de edificios artísticos del Ayuntamiento de Barcelona. Sin embargo, por extraño que parezca, no resultó ganadora porque, en aquella edición, no se valoró ninguna obra relacionada con el modernismo catalán. La casa, abierta al público, es actualmente uno de los monumentos más visitados de la ciudad. En el año 2005 fue declarada Patrimonio de la Humanidad. Web oficial.

Foto: Turisme de Barcelona

199 / 268

Casa Vicens

Fue una de las primeras obras de Antoni Gaudí tras haber terminado la carrera. El encargo le llegó de Manuel Vicens i Montaner, quien deseaba una segunda residencia en Gracia para pasar allí sus vacaciones, pues por aquel entonces, esta villa aún no estaba anexionada a Barcelona. Las obras comenzaron en 1883 y el autor siguió su estilo inicial, con influencias orientales: mudéjar, persa y bizantino. El resultado fue un edificio cubierto de cerámica que recuerda a las construcciones árabes. De hecho, en sus interiores, uno de los techos se asemeja al Generalife de la Alhambra de Granada.

Gaudí también diseñó su mobiliario y los jardines, aunque estos últimos hoy en día están ocupados por edificios de viviendas. En 2005 la Casa Vicens fue declarada Patrimonio de la Humanidad. Más información.

copyright: Turisme de Barcelona

200 / 268

Colegio Teresianas

En el número 85 de la calle Ganduxer, en la zona alta de Sarrià- Sant Gervasi, se encuentra este colegio y convento de la Congregación de las religiosas Teresianas fundado por el sacerdote Enrique de Ossó. El edificio fue construido entre 1887-1889 y en su diseño participó Antoni Gaudí. El estilo de su obra pertenece al neogótico y en ella predomina el ladrillo, la cerámica, la forja y carpintería. Materiales que no suponían un elevado gasto debido al empeño de Ossó en que Gaudí se ciñese al presupuesto. Lo más llamativo de sus acabados son las almenas de su parte superior, que le hacen parecer un castillo. También las cruces de cuatro brazos, su seña de identidad, que quedan expuestas en cada uno de sus vértices; o los motivos de la orden, compuestos por varios escudos de cerámica. Su trabajo en el jardín fue considerado un anticipo de lo que posteriormente crearía en el Park Güell: palmeras, pinos y bancos de piedra. El colegio de las Teresianas fue declarado Monumento Histórico-Artístico de Interés Nacional en 1969.