Galicia

1 / 109
playa de Catedrais

Foto: iStock

1 / 109

Playa de Las Catedrales (Galicia): el arquitecto es la naturaleza

La erosión del viento y el mar ha esculpido en Lugo una de las formaciones más afamadas de la costa gallega: arcos y bóvedas de hasta 32 metros de altura semejantes al de una catedral. Está considerada como una de las 21 playas más bonitas de España, pues cuando baja la marea es posible pasear entre sus galerías naturales. Un lugar único situado entre Ribadeo y Foz que nada tiene que envidiarle a la playa de los 12 apóstoles de Australia.

Foto: iStock

2 / 109

Rías Baixas

Las Rías Baixas son tradición, naturaleza, paisajes y buen comer a partes iguales. Las dos ciudades de referencia son Vigo y Pontevedra, ambas a orillas de ría y con vitales cascos antiguos entre los que se esconden las mejores barras donde saborear el producto del mar. Pero además, en los pequeños pueblos pesqueros aún puede sentirse la esencia de un litoral que podría recorrerse saltando de faro en faro hasta terminar en las Islas Cíes, parte del Parque Nacional de las Islas Atlánticas.

Guiomar Huguet, editora adjunta.

Foto: iStock

3 / 109

Playa Baroña, Porto do Son (La Coruña)

Decir Baroña es decir arqueología. Ahí sobre el promontorio, está uno de los castros mejor conservados de las tierras gallegas, pero, además, Baroña también es hablar de nudismo. En esta playa se vivieron episodios reivindicativos como el ocurrido en el verano de 1983, cuando catorce personas fueron detenidas por ir en pelotas. En la actualidad, el ambiente es tranquilo y relajado y ya nadie tiene que salir corriendo por querer bañarse desnudo.

Foto: AgeFotostock

4 / 109

Biblioteca y archivo de Galicia, Ciudad de la Cultura

El concepto deconstructivista del norteamericano Peter Eisenman fue el que se escogió para levantar la madre de todas las bibliotecas de Galicia el controvertido edificio funciona como depósito legal de todas las publicaciones editadas en Galicia. Nada en su geometría, toda retorcida por líneas curvas y trapezoidales, parece indicar que dentro alberga libros, diseño rectilíneo por excelencia. Enclavada en la cima del monte Gaiás de Santiago de Compostela, el complejo arquitectónico está inspirado en una concha de vieira peregrina. La Biblioteca y Archivo de Galicia se abre a los usuarios como zona de estudio y espacio para eventos: desde conciertos a proyecciones audiovisuales o talleres.

Getty Images

5 / 109

El puente que cruza el río Sesín, en las cercanías de Caaveiro.

Age Fotostock

6 / 109

Riberas del Eume

Las frondosas riberas Del Río Eume son un hábitat perfecto para musgos, helechos y setas por la alta humedad que concentran.

Age Fotostock

7 / 109

Martin Pescador

Entre las aves que merodean las orillas del Eume se hallan el mirlo y el martín pescador.

Age Fotostock

8 / 109

Caaveiro

El pequeño monasterio de Caaveiro, que empezó a edificarse en el siglo XII, llegó a ser Real Colegiata en el XVIII. Conserva el ábside románico.

Age Fotostock

9 / 109

Pontedeume

La ruta de Pontedeume al monasterio de Caaveiro (11 km) atraviesa los puentes colgantes de Cal Grande y Fornelos.

Age Fotostock

10 / 109

Betanzos

Este pueblo de las Rías Altas sigue dedicado a la actividad pesquera. Betanzos se sitúa entre los ríos Manden y Mendo que se unen para formar juntos la ría de Betanzos.

Foto: Ruta dos Faros de Galicia

11 / 109

Puerto de Vigo, Cangas y Baiona

Las Islas Cíes son imprescindibles en esta ruta. Hasta ellas se llega en catamarán desde los puertos de Vigo, Cangas y Baiona y en ellas es imprescindible llegar hasta el castro As Hortas, las playas de Rodas, Nosa Señora y As Figueiras o la cala de A Cantareira, así como el Monte Faro, donde el faro de las Cíes ilumina el mar desde 1852, y el faro de A Porta desde donde ver la isla de San Martiño, donde está el faro de Os Bicos.

Foto: Ruta dos Faros de Galicia

12 / 109

Iluminando las Islas Cíes

Esta ruta comienza en el pueblo marinero de Cangas de Morrazo, punto de partida perfecto para llegar hasta el Castro y Mirador de O Facho, desde donde se ven las Islas Cíes. Siguiendo por la costa desde el Mirador se llega hasta las playas de Barra y Melide, así como hasta el faro de Cabo Home. Volviendo por la costa de Vela, se llega hasta la parroquia de Aldán, donde se encuentra el cruceiro de O Hío, una de las grandes maravillas del patrimonio etnográfico gallego.

Foto: Ruta dos Faros de Galicia

13 / 109

De Corrubedo (Ribeira) a O Grove

Este itinerario propone salir de Ribeira (A Coruña), donde está ubicado el Parque Natural de Corrubedo, y continúa por A Pobra do Caramiñal, Cambados y O Grove. Son paradas imprescindibles de esta ruta, el faro de Corrubedo, activo desde 1854, el faro de Punta Cabalo, construido en 1852 y lugares de como las marismas de Ribadumia, la telleira de Seixiños y la laguna de Rouxique.

Foto: Ruta dos Faros de Galicia

14 / 109

De Carnota a Porto do Son

Antes de llegar a Canorta desde Fisterra, se hace imprescindible para en lugares como la villa marinera de Cee o A Fervenza do Ézaro, una cascada en el municipio de Dumbría. Una vez en Carnota, donde se ubica la playa más larga de Galicia, parada obligada es el Hórreo de Carnota, uno de los más grandes de Galicia. En la conocida Punta de A Ínsua, está el faro de Lariño que data de 1921. Destaca también el faro de Louro en el municipio de Muros (A Coruña), desde donde disfrutar de las vistas de la entrada de la Ría de Muros y Noia, de la Sierra de Barbanza y de Corrubedo. En Porto do Son hay que acercarse hasta el Mirador de A Atalaia, continuando hacia el castro y la playa de Baroña, la playa de As Furnas, y el puente medieval del río Sieira.

Foto: Ruta dos Faros de Galicia

15 / 109

De Malpica de Bergantiños a Fisterra

Saliendo desde Buño, en Malpica de Bergantiños (A Coruña) la primera parada es la de los Molinos de Ardeleiro y la ermita de Santo Adrián, desde donde se pueden ver las islas Sisargas y su faro. El faro de punta Nariga es el más joven de todos los faros de toda A Costa da Morte, donde también es posible descubrir los faros de O Roncudo, Laxe, Touriñán y el de Fisterra.

Foto: Ruta dos Faros de Galicia

16 / 109

De Ferrol a Cedeira

Durante la tercera etapa se recomienda conocer el barrio marinero de A Graña en Ferrol, los municipios de Mugardos, Cariño y las playas de Doniños, Covas y Valdoviño. Una de las paradas imprescindibles es el Faro de Prior, activo desde 1853 y desde donde es posible avistar la playa y la isla de Santa Comba o acercarse hasta la cala de As Fontes. Continuando hacia Valdoviño espera el faro de A Frouxeira y, en Cedeira, el faro de punta Candieira.

Foto: Ruta dos Faros de Galicia

17 / 109

De Cedeira a Mañón

La segunda etapa pasa por Santo André de Teixido, la sierra de A Capelada o el cabo Ortegal y sus Aguillóns. También se puede llegar hasta el cabo de Estaca de Bares, así como hasta los acantilados de Picón-Loiba. La Ermita de San Antonio de Corveiro en Cedeira y los faros de Punta Robaleira, Candieira y el mirador Vixía-Herbeira, son otros lugares que hay que visitar.

18 / 109

De Ribadeo a Viveiro

Este tramo transcurre por lugares como las playas de O Castros y la de Las Catedrales, así como por las villas marineras de Rinlo o Ribadeo. Entre sus imprescindibles se encuentran el Mirador de Santa Cruz y los faros de Isla Pancha, Punta Atalaia (en San Cibrao) y Punta Roncadoira, todos ellos en la franja costera de Lugo.

Foto: AgeFotostock

19 / 109

Murallas de Lugo

Construida a finales de siglo II y declarada Patrimonio de la Humanidad en el 2000, la muralla de Lugo rodea el casco antiguo de la ciudad. Tiene una longitud de más de dos kilómetros y está coronada por 85 poderosas torres.

20 / 109

Ciudad vieja de Santiago de Compostela 

Repleta de monumentos románicos, góticos y barrocos, Santiago de Compostela es visitada por miles de peregrinos cada año. Son ellos los que pueden disfrutar de una ciudad monumental cuyas calles son Patrimonio de la Humanidad desde 1985.

Foto: AgeFotostock

21 / 109

Ribeira Sacra

Al sur de Lugo y al norte de Orense es donde se ubica esta “ribeira” formada por los ríos Cabe, Sil y Miño. Famosa por sus vinos y por sus viñedos, que parecen horadados en forma de bancales en los escarpadas laderas de los cañones del río, esta comarca se ha hecho famosa gracias a poseer la mayor concentración de románico de Europa. Ejemplos son el Parador de Santo Estevo, un antiguo monasterio levantado entre los siglos VI y VII, y el monasterio de San Pedro de Rocas, el conjunto monacal más antiguo de Galicia (siglo VI d.C) y que fue excavado en la roca del monte Barbeirón.

De la Ribeira Sacra tampoco hay que perderse sus aguas termales ni sus senderos, pues son el camino hasta donde llegar a los miradores que presiden los cañones de los ríos Sil y Miño y desde donde se puede disfrutar de unas vistas únicas. Los mejores: el mirador de Cabezoá, el del Duque, el de Cadeiras o el da Cividade.

Foto: AgeFotostock

22 / 109

El fuego y las castañas del Magosto

El Magosto es tan genial que se celebra más o menos de igual forma en diversos lugares de España; sobre todo, en Galicia; pero también en Cantabria, Asturias, la provincia de León, Zamora y Salamanca. Incluso llega a algunas zonas de Portugal. ¿Qué en qué consiste? Básicamente en asar castañas y comérselas mientras se vela a los difuntos. Por eso el fuego, que tradicionalmente en el campo gallego se dejaba encendido toda la noche para que los espíritus de los difuntos pudieran calentarse. Lo más común era pasar la noche en lareiras (cocinas) y acompañar a las castañas con chorizo y vino. El olor a leña, la noche, el fuego, hacen del Magosto una celebración perfecta para las buenas historias de aparecidos. Como dato curioso: el Magosto está muy vinculado con la tradición celta, por lo que si ves calabazas iluminadas no creas que es por imitar la decoración de Halloween.

Foto: AgeFotostock

23 / 109

Viaje por la Costa da Morte

A pesar de lo que podría indicar su nombre y más allá de los tópicos de tempestades y naufragios, el litoral gallego que se va de Fisterra a Malpica es, en realidad, una costa de gran belleza. Sus paisajes, cultura, patrimonio histórico y deliciosa gastronomía se convierten en tentaciones a las que no deberías renunciar, sobre todo en otoño, cuando la naturaleza se pinta de una gama cromática espectacular. Aquí te contamos algunos de los lugares que no te puedes perder de la Costa da Morte.

Foto: AgeFotostock

24 / 109

La Ruta del Vino en Rías Baixas

La ruta del vino y de la vendimia por las Rías Baixas comienza muy cerca de Santiago de Compostela, en Ribera do Ulla y se extiende hasta la zona de O Rosal, en la frontera con Portugal. La subzona de la Ribeira da Ulla está formada por cinco concellos coruñeses (Padrón en la imagen es uno de ellos) y tres de Pontevedra.

Foto: AgeFotostock

25 / 109

O Salnés tiene hasta 21 bodegas

Con hasta 21 bodegas que participan de la D.O. Rías Baixas, O Salnés es la comarca más visitada en esta ruta para conocer los secretos y sabores del vino en Galicia.

Foto: AgeFotostock

26 / 109

Bodegas en las Rías Baixas

Las tierras del Salnés son unas de las más importantes zonas vinícolas de España. Por ello, muchas de sus bodegas abren las puertas al enoturismo.

Foto: Age fotostock

27 / 109

As Furnas, Galicia - Mar adentro

“Mar adentro, mar adentro. / Y en la ingravidez del fondo / donde se cumplen los sueños / se juntan dos voluntades / para cumplir un deseo.” Con estos versos de Ramón Sampedro –recitados por Javier Bardem– termina el film Mar adentro, de Alejandro Amenábar. El argumento es la historia real del autor del poema y su lucha por conseguir una muerte digna después de haber quedado tetrapléjico al tirarse de cabeza desde una roca en la playa de As Furnas, Galicia. Por supuesto, este precioso arenal de A Coruña, que cuenta con algunas pozas creadas por las rocas, fue una de las localizaciones para la película.

Foto: Gtres

28 / 109

playa As Catedrais, Ribadeo (Lugo)

Sin duda alguna este arenal es una de las playas más bellas de España. La paya As Catedrais es una maravilla natural ubicada en la Mariña de Lugo. Su rasgo más característico son sus sorprende arcos, cúpulas y agujas de piedra que el mar, el viento y el paso del tiempo han esculpido como si fueran esculturas. Conocida como "la catedral del mar" es de visita imprescindible si viajas a Galicia. Durante los meses de verano (hasta el 17 de septiembre), y también en Semana Santa, tendrás que solicitar autorización gratuita en la web para protegerla de la masificación.

Foto: Turismo Galicia

29 / 109

Playa de As Catedrais, Lugo

La joya del litoral gallego es sin duda esta playa con acantilados esculpidos por el viento y el mar de más de 32 metros de altura. Estas formaciones rocosas, arcos y bóvedas sensacionales, dan nombre a la playa de As Catedrais, y es que, realmente, son catedrales de la naturaleza. El mejor momento para recorrer y contemplar estos enormes prodigios de roca es durante la bajamar.

Foto: AgeFotostock

30 / 109

Vigo celebra La Reconquista

La Reconquista es la fiesta más importante de Vigo. Se celebra cada año durante el fin de semana más próximo al 28 de marzo, fecha clave del alzamiento popular de 1809 que acabó con la expulsión del todopoderoso ejército francés de Napoleón.

Foto: Turismo de Vigo - Javier Albertos

31 / 109

La Reconquista recrea el histórico episodio

Durante la fiesta de La Reconquista se realizan numerosas representaciones teatrales que convierten la bella zona histórica de Vigo en un increíble escenario donde se reviven las escaramuzas entre vigueses y franceses. En la imagen, gaiteros en la bajada A Laxe.

Turismo de Vigo - Javier Albertos

32 / 109

La Reconquista es un viaje al pasado

Un fin de semana en el que encontraremos gente caracterizada de soldados, pescadores y campesinos, calles decoradas de época, y mucha diversión histórica. Por supuesto, una gran oportunidad para conocer un poco mejor Vigo y su estupenda gastronomía.

Foto: Turismo Rías Baixas

33 / 109

Conociendo la historia

En el noroeste de la península surgieron hace más de 2.000 años poblados en forma de castros. Muchos de ellos sobrevivieron al paso del tiempo y actualmente se puede conocer su historia en los yacimientos y museos que existen en Rías Baixas. Uno de los más importantes y mejor conservados es el castro de Santa Trega, en A Guarda, en la frontera entre España y Portugal.

Foto: Turismo Rías Baixas

34 / 109

Oda a la ostra

Arcade, en el municipio de Soutomaior, es el lugar por excelencia para el cultivo de la ostra. ¿Qué mejor lugar para degustar este manjar? De hecho es tan popular que el primer fin de semana de abril se celebra una fiesta dedicada a este molusco donde unas 30.000 personas se comen unas 100.000 unidades. 

Foto: Turismo Rías Baixas

35 / 109

Un paseo entre camelias

Gracias a su microclima, en Rías Baixas se dan las condiciones perfectas para que las camelias florezcan. En Ribadumia, A estrada, Pontevedra, Soutomaior, Vigo o Vilagarcía de Arousa podrás visitar múltiples pazos  con diversas especies de estas flores.

Foto: Turismo Rías Baixas

36 / 109

Escapada enológica

Si estás interesado en la producción del vino, en la subzona de O Rosal encontrarás todos los elementos para conocer mejor el mundo de los caldos. Dentro de la Denominación de Origen Rías Baixas es una de las zonas más representativas y allí varias bodegas permiten conocer de primera mano el cultivo, la cosecha y la elaboración del vino.

Foto: Turismo Rías Baixas

37 / 109

Viajar buscando estrellas

Si te gusta la buena cocina no te pierdas alguno de los cinco restaurantes de la zona galardonados en 2017 con la famosa Estrella Michelín: Culler de Pau en O Grove, Yayo Daporta en Cambados, Casa Solla y Pepe Vieira en Poio y Maruja Limón en Vigo.

Foto: Turismo Rías Baixas

38 / 109

Termas y balnearios

Los balnearios de Acuña y Davila junto con las termas de Cuntis con el rico patrimonio que les rodea es un plan en sí mismo, pero también puede usarse como parada en el Camino de Santiago, a solo dos etapas del destino final.

 

Foto: Turismo Rías Baixas

39 / 109

Un balneario excepcional

Si lo que necesitas es relajarte una de las opciones más famosas es acercarte al balneario de Mondariz, galardonado como el mejor de España en varias ocasiones. Y si te gusta el golf probablemente te apetezca probar alguno de los 18 hoyos que ofrece su campo.

Foto: Turismo Rías Baixas

40 / 109

El Camino Portugués por la Costa

Existen muchas maneras de llegar a Santiago. Una de las menos conocidas y no por ello menos interesante es el Camino Portugués por la Costa. En él, se atraviesan 15 municipios de la provincia de Pontevedra a lo largo de sus 140 kilómetros desde A Guarda hasta Pontecesures, y permite al caminante descubrir el patrimonio histórico, gastronómico y cultural de una manera sana y pausada.

Foto: Turismo Rías Baixas

41 / 109

Ornitología en Rías Baixas

Si te gusta la naturaleza y quieres ver decenas de especies de aves en su entorno natural, Rías Baixas es tu lugar. Las famosas Illas Cíes, dentro del Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas de Galicia, hasta el complejo intermareal Umia-O Grove, Tui o las lagunas de As Gándaras de San Salvador de Budiño, hacen las delicias de miles de personas que, prismáticos en mano, lo visitan cada año.

Foto: Turismo Rías Baixas

42 / 109

En la frontera

Ocho municipios lindan con Portugal: A Guarda, O Rosal, Tomiño, Tui, Salvaterra de Miño, As Neves, Arbo y Crecente. Todos ellos cuentan la historia de una región donde el río Miño ha marcado el devenir histórico del lugar y son perfectas para una escapada de fin de semana.

Foto: Turismo de Galicia

43 / 109

Camino de Sigüero en la última etapa

Tras abandonar Betanzos se llega a Bruma, donde confluyen las dos alternativas del Camino Inglés, el que parte desde Ferrol y el que nace en A Coruña. Es una zona con una cierta carencia de servicios que, lejos de resultar molesto, puede llegar a ser interesante para encontrar sentido al Camino y conocer capillas románicas, pequeñas iglesias y puentes medievales con muy poca afluencia de público. El último tramo es un excepcionalmente recto y largo, pero la recompensa final del camino de Sigüeiro son las enormes torres de la catedral de Santiago de Compostela que se yerguen en el horizonte esperando la llegada del peregrino.

Foto: AGE

44 / 109

Pontedeume

Pueblo costero situado en un enclave único: en la desembocadura del río Eume y en la ladera del monte Breamo. Es también la entrada al Parque Natural de Fragas do Eume. El origen del puente de piedra que da nombre a la villa se remonta en el siglo XIV construido por Fernando Pérez de Andrade y durante algún tiempo fue el más largo de España con 850 metros y 68 arcos de estilo gótico, con una capilla y un hospital para los peregrinos. El actual es obra de mediados del siglo XIX. El casco antiguo medieval reclama un relajado paseo tras un día de caminata donde se puede visitar el Torreón de los Andrade, la Iglesia de Santiago, restos de la antigua muralla, la Iglesia de las Virtudes, la Capilla de San Miguel y otros edificios de interés histórico.

Foto: AGE

45 / 109

Santiago de compostela

Es el final de todos los Caminos de Santiago. Ya en el siglo XI la capital gallega era una ciudad cosmopolita, meta de la vía de peregrinación más importante de la Edad Media. Esta ciudad ofrece un conjunto monumental inigualable, repleto de monasterios, templos, palacios, calles antiguas y construcciones populares típicas con los que se ha ganado su inclusión dentro del Patrimonio de la Humanidad.

Foto: 123RF

46 / 109

Ferrol, punto de inicio del Camino Inglés

Lo más habitual es comenzar el Camino Inglés en Ferrol, en los muelles de Curuxeiras, el antiguo puerto medieval llamado Ferrol Vello, cuyo origen se remonta al siglo XI. Delante del Km. 0 encontramos la Oficina de Turismo y Atención al Peregrino. Este punto de partida permite realizar más de 100 kilómetros y por tanto conseguir la ansiada Compostela cuando se termina en Santiago.

Foto: 123RF

47 / 109

Torre de Hércules

Los navegantes de todos los tiempos, incluidos los peregrinos del norte de Europa en la Edad Media, se guiaban por este faro que indicaba el acercamiento a las costas gallegas. Data de principios del siglo II y fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en 2009. Presume de ser el faro activo más antiguo del mundo y el único romano. Se encuentra en la misma ciudad de A Coruña, situado en lo alto de una colina, y es uno  de los puntos de partida del Camino Inglés, aunque el menos habitual, pues no se alcanza el mínimo de 100 kilómetros necesarios para obtener la Compostela.

Foto: 123RF

48 / 109

Castillo de Andrade, Pontedeume

Se erigió entre 1369 y 1377 por orden de Fernando Pérez de Andrade “O Boo” (El Bueno), al que legendariamente se le atribuye la construcción de siete iglesias, siete monasterios, siete hospitales y siete puentes. Aunque en realidad ni fueron tantas las construcciones, ni tampoco era tan bueno como  su apodo indica, pues el castillo (también conocido como Nogueroisa) se construyó arrebatando terrenos a los monjes de Sobrado. Fue primer señor de Pontedeume por Enrique de Trastámara como recompensa por su apoyo en la guerra fratricida contra el rey Pedro I “el Cruel”. Aficionado a la caza, la poesía y los libros de caballería pasó a la posterioridad como gran mecenas y caballero leal del rey Enrique II, que realizó numerosas obras civiles y religiosas que actualmente se conservan.

Foto: 123RF

49 / 109

Parque Natural As Fragas do Eume

Está considerado el bosque atlántico costero más importante de Europa. Destacan los robles, fresnos, alisos, castaños, abedules, acebos y madroños que siguen el curso del río Eume hasta su desembocadura en la ría de Ares. Hay que desviarse del Camino Inglés para visitar este bosque frondoso, pero es, sin duda, uno de los lugares más especiales de esta ruta.

Foto: 123RF

50 / 109

Monasterio de Caaveiro

Este monasterio benedictino se encuentra oculto en el parque natural de Fragas do Eume. Fundado en el siglo X y considerado el más antiguo de Galicia, nos permite disfrutar de unas impresionantes vistas del bosque, que en su tiempo ya fascinó a Lord Byron.