Madeira

1 / 20

Foto: Belmond Reid's Palace

1 / 20

Winston Churchill dejó su huella en Maderia

El primer ministro británico debía permanecer en Madeira hasta el 16 de enero de 1950; pero se vio obligado a adelantar su regreso a Inglaterra por cuestiones políticas. A pesar del poco tiempo, dejó algunas anécdotas que aún se recuerdan, como cuando hizo detener el Rolls-Royce con el que se desplazaba por la isla para poder pintar el paisaje del pequeño municipio pesquero de Câmara de Lobos.

Foto: Belmond Reid's Palace

2 / 20

Winston Chruchill en Madeira

Winston Churchill llegó a Madeira en barco el 2 de enero de 1950 y se alojó en este impresionante hotel con bellas vistas sobre Funchal. El mítico Reid's Palace Hotel celebraba su reciente reapertura tras la II Guerra Mundial con un invitado tan reputado.

Foto: Belmond Reid's Palace

3 / 20

Una decoración que transporta a los tiempos de Churchill

El interior del hotel fue renovado en 2006 con una decoración que logra conservar la distinguida atmósfera de cuando se abrió en 1891. La habitación que ocupó el entonces primer ministro británico es hoy, junto a la suite George Bernard Shaw, la más lujosa de todas las disponibles. 

Foto: Belmond Reid's Palace

4 / 20

La hora del té en Madeira

La hora del té es toda una tradición en este hotel y permite disfrutar de una amplia panorámica de la ciudad de Funchal. Para deleitarse con esta experiencia y sentirse como Winston Churchill no hace falta alojarse en el Reid's Palace. El hotel realiza visitas guiadas a través de sus instalaciones y jardines para dar a conocer la fascinante historia que guarda.

Foto: AgeFotostock

5 / 20

Porto Moniz (Portugal)

Las aguas bravas rodean Maderia; pero en Moniz encontramos el puerto más seguro de la isla. Estas formaciones volcánicas posibilitaron un lugar de baño espléndido, uno de los más bellos de Portugal. Porto Moniz es una de las ciudades más antigua de la isla de Madeira. Se encuentra al noroeste y a  sus encantos propios, hay que sumar sus piscinas naturales, con todo tipo de infraestructuras y servicios, y el Bosque de Laurisilva, Patrimonio Natural de la Humanidad por la UNESCO.

Foto: Gtres

6 / 20

Madeira, Mejor Isla del Mundo como Destino Turístico

Los “World Travel Awards” reconocen desde el 2015 al archipiélago de Madeira como el mejor destino entre las islas para viajar. Sus acantilados, sus bellos paisajes del litoral, la gastronomía y su cultura han colocado a Madeira por encima de Cerdeña, Sicilia, Mauricio o las Seychelles.

Mapa: National Geographic

7 / 20

Costa noroeste de Madeira

Madeira pertenece a un archipiélago atlántico que se encuentra a 500 kilómetros de las Islas Canarias y a más de 800 kilómetros de la costa portuguesa. Además de Madeira y Porto Santo, también forman parte del conjunto las llamadas Islas Desertas y las Islas Salvajes.

Foto: Shutterstock

8 / 20

La costa septentrional de Madeira

Arco de São Jorge y las otras aldeas del norte de Madeira se encajan entre las montañas y el mar.

Foto: AP Images

9 / 20

Piscinas de lava

En la punta noroeste de la isla de Madeira se halla la localidad de Porto Moniz, donde el litoral muestra el origen volcánico a través de su costa abrupta cuyo perfil está marcado por la enormes rocas que sobresalen del agua. 

Foto: Gtres

10 / 20

Viñas de Tinta Negra

Este destino es ideal para todos los amantes del vino. Como se puede ver en la imagen, tomada cerca de la localidad de São Vicente, las laderas de las montañas se aprovechan para el cultivo de la vid, de la que se producen cuatro variedades diferentes. 

Foto: Gtres

11 / 20

Porto Santo

Si nos adentramos en el océano Atlántico en dirección noroeste desde la isla de Madeira, aparece ante nuestros ojos la isla de Porto Santo, a 43 kilómetros de la costa. Su larga playa de arena blanca convive con los pequeños picos –el más alto tiene 517 metros– y el clima seco que caracteriza esta destinación. El busto que aparece en la imagen corresponde a Francisco Maya, un interesante pintor portugués. 

FOTOTECA 9 X 12

12 / 20

Vistas al océano Atlántico

En la isla hay multitud de miradores que regalan panoramas de este jardín del Atlántico. En la imagen, Faial, antigua localidad azucarera, desde la Penha d’Aguia.

FOTOTECA 9 X 12

13 / 20

Levada do Risco

Esta excursión, que discurre junto a cascadas y acequias, es la más popular de la Reserva Natural de Rabaçal, situada en el oeste de la isla.

AGE FOTOSTOCK

14 / 20

Monte

Iglesia de Nossa Senhora, en la localidad de Monte.

FOTOTECA 9 X 12

15 / 20

Ribeira da Janela

La costa de este pueblo del norte, cercano a Porto Moniz, está salpicada por sorprendentes formaciones de lava que emergen del mar.

FOTOTECA 9 X 12

16 / 20

Santana

En Santana aún se pueden ver palheiros, casas típicas con techo vegetal y forma de pico.

AGE FOTOSTOCK

17 / 20

Pico Areeiro

El balcón de Ribeiro Frio, cerca del Pico Areeiro, mira a los valles escarpados del interior.

Mapa: BLAUSET

18 / 20

Cuatro enclaves fundamentales

1 Funchal. La capital de la isla atesora palacios y quintas con jardines que hablan de su prosperidad en el pasado.   
2 Porto Moniz. Esta agradable localidad es famosa por su costa con piscinas naturales y picachos de roca volcánica.
3 Santana. Es uno de los pocos lugares de la isla donde se conservan palheiras, las coloridas casas tradicionales.
4 Faial. Asomada al mar, es uno de los pueblos más bonitos de la isla. Conserva antiguos molinos de caña de azúcar.

BILDAGENTUR HUBER / FOTOTECA 9 X 12

19 / 20

Madeira, fiesta de la flor en la isla jardín

La primavera se celebra por todo lo alto en esta isla portuguesa durante la Fiesta de la Flor, del 1 al 7 de mayo. Desfiles de carrozas y concursos de alfombras florales perfuman las calles y jardines de Funchal, la capital, y del resto de poblaciones de la llamada «isla jardín». Aprovecha para probar su cocina y recorrer sus carreteras asomadas a acantilados verdes.

HEMIS / GTRES

20 / 20

Madeira

En estas fechas prenavideñas, las principales arterias de Funchal, capital de la isla portuguesa de Madeira, están decoradas con luces y flores de temporada, como las flores de Pascua, el acebo y las orquídeas. Estos días será posible ver una exposición de trajes típicos de Madeira, procedentes de unas 60 tejedoras de distintas zonas de la isla. El aliciente gastronómico es otro poderoso motivo para alargar la estancia en la isla, especialmente por sus platos de marisco y pescado fresco, y por sus vinos.