Provenza

1 / 39

Ronnybas / Shutterstock

1 / 39

Un paisaje que se huele

Un fragante mar de color malva cubre los campos provenzales en verano, como en Valensole

Tom Mackie

2 / 39

¡Y llegó el azul!

Al sur de Marsella, la costa se convierte en una sucesión de entrantes de mar, acantilados y recónditas playas, conocidas como calanques.

Luigi Vaccarella / Fototeca 9x12

3 / 39

El dulce placer del tumbarse en el césped

El puente de St-Bénézet y el palacio Papal son los dos emblemas de la ciudad de Avignon.  

Tom Mackie

4 / 39

Pueblecitos 100% encanto

El pueblo de Rougon se erige en uno de los puntos más altos de las Gargantas del Verdon.

Maurizio Rellini / Fototeca 9x12

5 / 39

Como en un anuncio de suavizante

La visita a la Abadía de Sénanque es un imprescindible con su claustro románico y las estancias del siglo XII.

AWL Images

6 / 39

El recuerdo violeta

Jabones, sales de baño, ambientadores... En provenza la violeta lavanda acaba convirtiéndose en cualquier otra cosa.

Michael Paul

7 / 39

Inspiración provenzal

St. Paul de Vence fue el refugio e inspiración de escritores, actores y pintores a mediados del siglo XX. En la imagen, la casa del escritor Jacques Prévert (1900-1977).

Getty Images

8 / 39

Al trote

Si eres un amante de los caballos no te pierdas algunas de las fiestas que tienen como protagonistas a los equinos de la Camarga. Como la Feria du Cheval, en julio.

Hannes Fehrmann / Age Fotostock

9 / 39

Estos pueblos están muy colgados

Erigido sobre una colina, Gordes es uno de los más bellos pueblos colgados del Luberon.

Age Fotostock

10 / 39

Tiempo de museos

La via Domitia unía la Galia con Roma y fue el gran conector de lo que hoy es la Provenza. Existen muchos vestigios, como este mosaico que se encuentra en los museos de Vaison-la Romaine.

 

Foto: AgeFotostock

11 / 39

Calanque d'en Vau, Cassis, Francia

La costa azul de Francia es un paraíso para los amantes de las playas. Para ejemplo, esta playa. Se trata de una pequeña cala entre escarpados barrancos con vegetación mediterránea. Desde arriba, se ve el azul turquesa del mar entrando hasta la playa. El mar es tan cristalino que los veleros parecen flotar más que navegar. Esta bella playa es característica de la costa provenzal.  Se encuentra cerca de la población de Cassis, pero solo se puede llegar en embarcación o tras una caminata de algo más de dos horas.

Foto: Gtres

12 / 39

Julio en Provenza

¿De qué color es la Provenza? Lo sabe todo el mundo: violeta, en un tono claro. O al menos lo es cuando florece la flor de esta planta que se extiende por gran parte del paisaje de la provincia francesa. Sus villas medievales, como Gordes, una luz que encandilo a pintores como Cézanne o Picasso, o sus formidables quesos, son reclamos que llaman la atención a miles de viajeros que llegan cada año. Eso sí, la mayoría durante la floración de la lavanda a mediados de julio a agosto.

Foto: GTRES

13 / 39

Mont Saint-Victoire

Cézanne se instaló en Provenza a comienzos de la década de 1880. Su cuñado poseía una finca desde la que se veía la montaña de Sainte-Victoire, por la que Cézanne empezó a obsesionarse. Al igual que Hokusai en sus “36 vistas del monte Fuji”, Cézanne usa diferentes puntos de vista en la serie de pinturas de Sainte-Victoire, reinterpretando el paisaje y la luz alrededor de la montaña. Para conocer mejor la huella del artista en este lugar de Provenza se puede seguir la llamada Ruta Cézanne que une a lo largo de 4 kilómetrosla ciudad de Aix-en-Provence al pueblo de Tholonet.

Gtres

14 / 39

Arlés, Francia

Provenza cautivó al pintor con su luz y colores. Fue en febrero de 1888, cuando Van Gogh se instala en Arlés y vive una de sus épocas más productivas pintando en un año unos 150 cuadros y muchísimos dibujos. Fue en Arlés donde empezó a utilizar las pinceladas ondulantes y los amarillos, verdes y azules intensos, claves en la obra de Van Gogh y que dio obras y estudios tan conocidos como la Casa Amarilla, los Girasoles, La habitación del pintor…

MAURIZIO RELLINI / FOTOTECA 9 X 12

15 / 39

Abadía de Sénanque

Los muros románicos de este convento cisterciense están rodeados de fragantes campos de lavanda. Con las flores, los monjes elaboran jabones y dulces de color violeta.

SANDRA RACCANELLO / FOTOTECA 9 X 12

16 / 39

Aviñón

El Palacio de los Papas, el Pequeño Palacio, el puente de Saint Bénézet y las murallas forman el conjunto medieval más imponente de la Provenza.

MARC HAEGEMAN

17 / 39

Gordes

Emplazado en lo alto de una cornisa, su castillo del siglo IX ofrece una espectacular vista del Luberon.

KARIM SAARI

18 / 39

El Luberon

El recorrido que cruza este macizo pasa junto a cultivos de lavanda y girasol, que alcanzan su color más brillante
e intenso en verano.

MATTEO COLOMBO / AWL IMAGES

19 / 39

Saint-Rémy

En 1889, Vicent Van Gogh pasó una temporada en el sanatorio del monasterio de Saint Paul de Mausole (siglos XI-XII).

DIDIER GUIFFAN

20 / 39

Bonnieux

El puente Juliano (27 a.C.-14 d.C.), en las afueras de esta localidad, fue un paso clave en la Vía Domitia para llegar a la ciudad de Julia Apta (Apt).

JIM NILSEN

21 / 39

Lacoste

El antiguo horno de pan permanece como un ejemplo de la arquitectura tradicional de los pueblos provenzales.

Mapa: BLAUSET

22 / 39

El corazón de la Provenza

1 Aviñón. Además de visitar el Palacio de los Papas, hay que perderse por las calles del Roi René y de los Teinturiers.
2 Abadía de Sénanque. Este convento del siglo XII se halla rodeado de campos de lavanda. Se puede visitar.
3 Gordes. Elevado sobre una colina, es un excelente mirador sobre los campos y poblaciones del Luberon.
4 Bonnieux. Es uno de los «pueblos colgados» del Luberon. Resulta imprescindible subir hasta la plaza de la iglesia.
5 Saint-Rémy. Su convento fue un retiro para Van Gogh.

BRIAN JANNSEN / FOTOTECA 9 X 12

23 / 39

La luz impresionista

Diversas rutas a pie, en coche y en bicicleta descubren los rincones que inspiraron pinturas inolvidables a Cézanne, Van Gogh y Picasso hace casi un siglo.

CAMILLE MOIRENC / GTRES

24 / 39

Arles

Conocido como Les Arènes, el anfiteatro romano del año 90 tiene un aforo  para 21.000 espectadores. Se erige en el centro de la ciudad.

LUIGI VACCARELLA / FOTOTECA 9 X 12

25 / 39

Sénanque

La abadía cisterciense ofrece una visita guiada por su claustro románico y sus estancias del siglo XII.

© Nuit de Chine Production Culturespaces Réalisation: G. Iannuzzi, R. Gatto, M. Siccardi

26 / 39

Les Baux

Las antiguas canteras de les Alpilles son hoy Les Carrières de Lumières, un museo donde se proyectan pinturas famosas.

TIM MANNAKEE / FOTOTECA 9 X 12

27 / 39

Gordes

Con Lacoste, Roussillon y Bonnieux, es uno de los llamados «pueblos colgados» de las montañas del Luberon, al este de Aviñón.

ACI

28 / 39

La Provenza más genuina

Además de la lavanda, la región presume de quesos y de arte medieval (en las imágenes, calle de Lacoste y catedral de Aix).

RICCARDO SPILA / FOTOTECA 9 X 12

29 / 39

Fontaine-de-Vaucluse

El río Sorgue brota en este rincón boscoso, encajado entre las montañas del Luberon y el valle del Ródano.

BIDAGENTUR HUBER; FANTUZ OLIMPIO / FOTOTECA 9 X 12

30 / 39

Pays de Sault

Esta comarca es una de las mayores productoras de lavanda. En verano se organizan paseos por los campos en flor y ferias de productos artesanales.

Mapa: BLAUSET

31 / 39

Ruta por el corazón provenzal

1 Arles. Con el Anfiteatro y el Teatro romanos, la iglesia de St-Trophime y sus restaurantes, es una visita imprescindible.
2 Aviñón. El palacio de los Papas es su mayor tesoro.
3 Abadía de Sénanque. Monasterio románico rodeado de campos de lavanda. Se visita el claustro y algunas salas.
4 Gordes. Es uno de los pueblos más bonitos del Luberon.
5 Pays de Sault. Reúne los campos de lavanda más extensos.
6 Aix-en-Provence. Un pueblo delicioso para pasear.

ANDREA PAVAN / NATURLIGHT / FOTOTECA 9 X 12

32 / 39

Campos de Aix-en-Provence

En primavera, las matas de lavanda se extienden por los campos y las laderas como un fragante mar de color malva.

DOUGLAS PEARSON / 4CORNERS / FOTOTECA 9 X 12

33 / 39

El pueblo de Gordes

Erigida sobre una colina, con una fortaleza en lo más alto, es un excelente ejemplo de las localidades del interior montañoso provenzal.

FOTOTECA 9 X 12

34 / 39

El Palacio de los Papas de Aviñón

Con una superficie equivalente a cuatro catedrales góticas, el palacio papal de Aviñón es el edificio más grande del mundo en ese estilo. Ahora acoge exposiciones temporales, conciertos y todo tipo de eventos. Sus tesoros más admirados son los tapices gobelinos del Grand Tinel y los frescos del siglo XIV.

LUIGI VACCARELLA / FOTOTECA 9 X 12

35 / 39

La abadía de Sénanque

Los itinerarios guiados por este monasterio cisterciense visitan el claustro románico y las estancias del siglo XII.

GTRES

36 / 39

Mil detalles de lavanda

La aromática lavanda se transforma en multitud de productos: jabón, almohadillas de olor para los armarios, sales de baño, aceites, ambientadores para ahuyentar mosquitos, velas, caramelos, helados, miel, chocolate, infusiones... Hay un museo en Coustellet, a 10 km de Gordes: www.museedelalavande.com.

Mapa: BLAUSET

37 / 39

Enclaves provenzales

1 Aviñón. El palacio de los Papas, la catedral, la medieval plaza del Horloge y el puente St-Bénézet son sus iconos.

2 Gordes. Es uno de los llamados «pueblos colgados» de las montañas de Luberon. Tiene un castillo medieval.

3 Abadía de Sénanque. Este monasterio románico del siglo XII aparece en la ruta entre Aviñón y Gordes.

4 St-Rémy. El paisaje que rodea esta población y la cercana Tarascon es uno de los más característicos de la Provenza.

5 Arles. Por sus ruinas romanas y sus museos de arte, es una ciudad imprescindible.

6 Aix-en-Provence. Su catedral de Saint-Sauveur es un precioso ejemplo de románico provenzal.

ROBERT HARDING IMAGES / MASTERFILE

38 / 39

Aix-en-Provence

La ciudad natal de Paul Cézanne, donde trabajó gran parte de su vida, es un agradable pueblecito con numerosos cafés y tiendas de artesanía.

SYLVAIN SONNET / GTRES

39 / 39

Catedral de Saint-Sauveur

La joya románico-gótica de Aix-en-Provence, ciudad natal de Cézanne, fue erigida entre los siglos V y XV.