Siberia

1 / 2

Foto: Fyodor Lashkov

1 / 2

El paso de las esta­ciones transfigura los paisajes del Baikal

Centenares de ríos alimentan el lago más profundo del mundo, extenso como Bélgica, pero de él solo aflora uno: el Angará, en la ciudad de List-vyanka. El Baikal es la gran atracción de Siberia. La transparencia inigualable de sus aguas, muy ricas en oxígeno, y la belleza de los paisajes llevan a muchos pasajeros a detenerse en Irkutsk

Foto: Pere Soler

2 / 2

El alma de Siberia

La joya del Baikal es la isla de Olkhon. Las praderas y los infinitos cielos de Siberia, surcados por bandadas de pájaros, se ven interrumpidos por fugaces visiones del lago. Pilares de madera con telas atadas en honor de los espíritus recuerdan que la cultura chamanística buriata considera sagrada la isla. Khuzhir es la única población, un conjunto de casas de madera desde la que se suele ir al cabo Khoboy para intentar ver las nerpas, las focas de agua dulce endémicas del Baikal. En invierno es factible incluso circular en coche sobre las heladas y transparentes aguas del Baikal.