Tirol

1 /32
iStock-1279820253 copia

Foto: iStock

1 / 32

Una población fiel al lugar

Desde entonces, las dos poblaciones se reconstruyeron en una zona más alta con vistas al lago bajo el que se encontraban sus pueblos natales. Una veintena de familias se negaron a irse mucho más lejos y construyeron en la orilla sus casas y un nuevo templo. Durante décadas, lo único que quedaba de Curón era el recuerdo y el campanario, conocido como Il Campinale Sommerso, sobresaliendo del agua.

iStock-1275772028. campanario

Foto: iStock

2 / 32

Desaparecida bajo las aguas

Durante la Segunda Guerra Mundial el proyecto de la hidroeléctrica se enfrió, pero un año después de finalizar el conflicto, la empresa lo retomó. Curon y Resia, cuya construcción se remonta al siglo XIV, se situaban en las orillas de ambos lagos, con lo cual la subida de 22 metros del nivel del agua anegó las dos poblaciones totalmente en 1950. Lo peor de esta situación fue que, años después, el proyecto de la Montecatini se abandonó para apostar por otras formas de obtener energía, pero la situación del pueblo ya no tenía remedio.

resia wikimedia. Antigua

Foto: Wikipedia

3 / 32

El recuerdo que emerge del lago

Hace unos meses comenzó a drenarse el lago para reparar el embalse, que presentaba algunas fisuras, y poco a poco fueron apareciendo las ruinas de las 160 casas de Curon en las que vivían alrededor de 900 personas antes de la construcción de la presa. Aunque el lago estaba totalmente seco en abril, no fue hasta unas semanas más tarde que se supo, cuando se aflojaron algunas restricciones de movilidad por el Covid-19 y los visitantes compartieron imágenes en las redes sociales. Aunque la reaparición de Curon es una buena noticias para los turistas y los antiguos habitantes del pueblo, tiene fecha de caducidad. El esqueleto que ahora ha salido a la superficie no tardará en volver a desaparecer, pues la compañía hidroeléctrica ya ha comenzado a retornar el agua al lago, que en cuestión de semanas volverá a esconder el pueblo de Curón, quien sabe si para siempre.

4 / 32

El río Inn

Capital del estado austríaco del Tirol, la ciudad de Innsbruck debe su nombre al río que la atraviesa. Literalmente, su nombre significa "puente sobre el Inn". Una de sus imágenes más emblemáticas es la que ofrece la margen izquierda del río, desde donde se contemplan las tradicionales casitas de colores perfiladas sobre las moles de los Alpes

stanserhorn.ch

5 / 32

Stanserhorn

El monte Stanserhorn (1.898 metros) es una de las grandes atraccones de los Alpes suizos gracias a este espectacular mirador circular al que se llega en un teléferico, «el primer teleférico descapotable del mundo», inaugurado en 2012 y que realiza el trayecto en seis minutos y medio. Una vez en la cima, las vistas son insuperables con diez lagos y más de cien kilómetros de cordillera alpina. También se puede subir al mirador en un funicular o a pie en una excursión de unas cuatro horas desde la localidad de Stans.

tyrol.com

6 / 32

Top of Tyrol, Tirol, Austria

Situado a menos de una hora en coche de Innsbruk, la capital tirolesa, este mirador (como bien dice su nombre) es uno de los más altos de Europa. Se halla a 3.165 metros sobre el nivel del mar, por encima del glaciar Stubai y se ha construido con un voladizo de más de nueve metros en el vacío. La panorámica sobre más de cien picos de 3.000 metros de altitud deja sin habla.

 

innsbruck.info

7 / 32

Mercadillos en Innsbruck

En Innsbruck, la Navidad se vive como en pocos lugares. La bella ciudad alpina alberga en estas fechas nada menos que seis mercadillos en distintos puntos de la población. En el centro (del 15 de noviembre y el 23 de diciembre) y situado entorno a un grandioso árbol de Navidad, se halla el mercadillo más popular y romántico con puestos de artesanía tirolesa, velas, galletas y pasteles navideños. En el barrio más antiguo de la ciudad, en el lado norte del río Inn, se instala cada año un pequeño mercadillo navideño, el de San Nicolás (Christkindlmark St. Nikolaus) que invita a escuchar música, a degustar galletas de Navidad y a hacer velas para regalar a los seres queridos. Otro de las citas navideñas es el mercadillo situado al lado de la estación del funicular de la Nordkettenbahn, que ofrece una inigualable vista panorámica sobre la ciudad mientras se disfruta de un delicioso vaso de Glühwein, vino caliente con canela.

JOERG LUTZ

8 / 32

Postales alpinas

El macizo de Karwendel, en la frontera con la región alemana de Baviera, constituye uno de los espacios mejor preservados de los Alpes tiroleses.

GABRIELE CROPPI / FOTOTECA 9 X 12

9 / 32

Castillo de Ambras

La Sala Española  de esta fortaleza asomada al Inn es una joya renacentista por los retratos murales y el techo de madera.

DR. ROLF SAUREN

10 / 32

Innsbruck

El río Inn, origen del nombre de la ciudad, atraviesa de este a oeste la región de Tirol. En la imagen, el barrio de Mariahilf.

ZSOLT BICZO / 123RF

11 / 32

Detalles imperiales

El Tejado Dorado (Goldenes Dachl) y la Catedral son dos ejemplos del barroco del centro de Innsbruck.

GIOVANNI SIMEONE / FOTOTECA 9 X 12

12 / 32

Basílica de Wilten

Mencionada por primera vez en 1259, esta iglesia de Innsbruck es famosa por su coro de niños.

FOTOTECA 9 X 12

13 / 32

Paraíso blanco

Seefeld y St Johann in Tirol pertenecen a la veintena de estaciones de esquí del valle del Inn. En la fotografía de en medio se ve el pueblo de Kufstein.

GÜNTER GRÄFENHAIN / FOTOTECA 9 X 12

14 / 32

Alpes del Zillertal

Pueblos tradicionales, lagos y picos de hasta 3.000 m componen el paisaje de este rincón del Tirol fronterizo con Italia.

Mapa: BLAUSET

15 / 32

De Innsbruck hacia el Este

1 Innsbruck. La capital del Tirol destaca por sus palacios y templos barrocos.
2 Castillo de Tratzberg. Atractiva excursión.
3 Karwendel. El lago Achensee es la mejor base para recorrer este macizo.
4 Kufstein. Su fortaleza se erige sobre una colina con el pueblo a sus pies.
5 Zillertal. Un valle típicamente alpino.

FOTOTECA 9 X 12

16 / 32

Entre cumbres

Innsbruck fue fundada en 1187, a raíz de la construcción de un puente que cruzaba el río Inn. Los montes Karwendel son el telón de fondo de la ciudad.

TVB INNSBRUCK

17 / 32

Paisaje

El moderno diseño del trampolín de Bergisel, con Innsbruck a sus pies y los Alpes al fondo

AGE FOTOSTOCK

18 / 32

El Tejadillo de Oro

Es el símbolo de Innsbruck

TVB INNSBRUCK

19 / 32

Ambras

El recinto palaciego de Ambras está formado por un edificio del siglo XII y otro del XIV rodeados de jardines

TVB INNSBRUCK

20 / 32

Centro urbano

La céntrica Maria-Theresien Strasse está flanqueada por edificios de coloristas fachadas y animada por típicos café

Mapa: BLAUSET

21 / 32

Cinco enclaves imprescindibles

1 Hofburg. El Palacio Imperial plasma el esplendor de la vida de los Habsburgo. Originario de 1453, su interior rococó es de los tiempos de María Teresa de Austria.
2 Tejadillo de Oro. Maximiliano I hizo construir en su residencia este balcón para contemplar los actos que se celebraban en la plaza .
3 Hofkirche. Fue erigida en el siglo XVI para albergar el mausoleo de Maximiliano I.
4 Castillo de Ambras. Esta residencia palaciega está rodeada por un jardín con miradores al valle del Inn.
5 Trampolín de Bergisel. La rompedora estructura recuerda que Innsbruck sigue siendo un referentede los deportes de invierno.

Gtres

22 / 32

Alpes austriacos

La región de Arlberg, entre Tirol y Vorarlberg, alberga algunas de los relieves más espectaculares de Austria.

FOTOTECA 9 X 12

23 / 32

La Stadtturm o Torre de la Ciudad (siglo XV), junto al Ayuntamiento Viejo

GTRES

24 / 32

Terraza a orillas del río Inner

AGE FOTOSTOCK

25 / 32

Palco del Tejadillo de Oro

FOTOTECA 9 X 12

26 / 32

Capilla Imperial, en la iglesia de la Corte

ACI

27 / 32

Estación del funicular Hungerburg

GTRES

28 / 32

Sendero del Hofgarten, el jardín del Palacio Imperial

FOTOTECA 9 X 12

29 / 32

La animada Maria-Theresien Strasse, con las montañas Nordkette al fondo

ACI

30 / 32

Órgano de la Catedral de Innsbruck

FOTOTECA 9 X 12

31 / 32

El castillo de Ambras, en las afueras de Innsbruck

Mapa: BLAUSET

32 / 32

Las seis claves de Innsbruck

1 Hofburg. El Palacio Imperial fue la residencia de los emperadores austriacos y los soberanos tiroleses.

2 St. Jakob. La imponente catedral barroca está presidida por dos torres gemelas.

3 Tejadillo de Oro. Este palco dorado del siglo XV es el símbolo más famoso de la capital del Tirol austriaco.

4 Iglesia de la Corte. Acoge un magnífico cenotafio del siglo XVI, dedicado al emperador Maximiliano I.

5 Maria-Theresien Strasse. Es la mejor calle para pulsar el ritmo vital de Innsbruck.

6 Ambras. Su precursor fue Fernando II (1529-1595), gran mecenas del arte, a quien se deben las colecciones que alberga el castillo.