Véneto

1 / 8

Foto: iStock

1 / 8

Verona con todo amor

Es tan fácil enamorarse de Verona como enamorarse en Verona… O al menos así lo explicó William Shakespeare con Romeo y Julieta. Cuando se llega a esta encantadora ciudad se aprecia el buen ojo literario del escritor inglés para ambientar sus obras: pocas ciudades tan súmamente románticas como Verona. La ciudad conserva monumentos de épocas muy distintas, desde su origen romano al esplendor renacentista. Un placer pasear por la plaza delle Erbe, con la animación de sus cafés, y por la Dei Signori, la más monumental. Además, Verona retoma vuelos directos este verano desde España por lo que es una base fenomenal para descubrir la zona del Veneto... o para disfrutar de su festival de ópera en su icónico anfiteatro. 

 

Foto: Daniele Martinello / Age fotostock

2 / 8

Bassano del grappa

El puente Viejo (también llamado de los Alpinos y de Palladio) cruza las aguas del río Brenta.

Foto: Olimpio Fantuz / Fototeca 9x12

3 / 8

Una tierra fértil

Las hileras de viñas tapizan las suaves colinas de Ogliano. Al fondo se alzan las cumbres nevadas de las montañas Dolomitas.

Foto: Thomas Böhm / Age fotostock

4 / 8

Venecia

El Palacio Ducal asoma una de sus fachadas a la Piazzeta, con vistas a la isla y la iglesia de San Giorgio Maggiore.

Foto: Getty images

5 / 8

Padua

La Basílica de Santa Justina vista desde el Prato della Valle (Il Prato), una enorme plaza decorada con un canal y 78 estatuas.

Foto: Susanne Kremer / Fototeca 9x12

6 / 8

El gran canal

Los venecianos del siglo XVI con villas en el campo viajaban en barca hasta la Laguna y luego por el canal de Brenta. En la fotografía, la basílica de Santa Maria della Salute.

Foto: Johanna Huber / Fototeca 9x12

7 / 8

Gusto por lo clásico

La Villa Barbaro (en la imagen) y la Villa Emo (izquierda), ambas de Palladio, comparten las líneas simétricas y la decoración con frescos de tema mitológico y campesino.

Foto: Arcangelo Piai / Fototeca 9x12

8 / 8

Montes de treviso

Al norte de la ciudad se extienden praderas y laderas boscosas que en invierno se transforman en pistas de esquí.